Menu Big Bang! News
Policiales Perversión

Abusador sexual procesado: hacía vida "de pareja" con su hija de once años

La denuncia fue realizada por residentes del parador donde el hombre y la niña vivían. En una discusión ella le dijo que era “la hija” y no su gato. Fue procesado por abuso sexual.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Vivían en un hogar de tránsito de la ciudad de Buenos Aires, donde hacían “vida de pareja”. Pero él era el padre de una niña de 11 años, con quien convivía como si fuera su esposa.

La Cámara del Crimen confirmó el procesamiento por abuso sexual del hombre, luego de una investigación judicial que se abrió a raíz de una denuncia por incesto presentada por otros residentes del parador.

Los testigos dijeron en la causa que escucharon una discusión entre los dos, en la que la niña le reprochó a su padre: "No soy tu gato, soy tu hija".

La nena abusada por su padre tenía sólo once años.

Los camaristas de la Sala VII del tribunal procesaron al hombre por "abuso sexual con acceso carnal" de su hija de 11 años, sobre la base de la declaración de los testigos y pese a que la niña negó "los hechos que se le atribuyen a su progenitor". 

Los jueces Mauro Divito, Juan Cicciaro y Mariano Scotto aseguraron en la resolución que el hombre se aprovechó "de la situación de convivencia que mantenía con ella, accionar con el cual promovió la corrupción de la sexualidad de la menor".

El tribunal analizó testimonios que revelaron que en una discusión el imputado le refirió a la víctima: "Todo esto es tu culpa, vos armaste este bardo" y la niña le respondió: "El bardo lo armaste vos, yo no soy tu gato, soy tu hija".

Otros residentes denunciaron que padre e hija "se escondían en la parte de atrás del parador, donde está el sector de lavado, le daba de fumar cigarrillos de tabaco y de marihuana".

“En su cabeza el amor y el abuso parecieran ser lo mismo.

"No se podía entender definitivamente si eran padre e hija o si eran una pareja", declararon los testigos, según consta en el expediente. "La actitud de la niña era a veces complaciente y a veces como forzada a esa situación", afirmaron los testigos.

Los peritos psiquiátricos que atendieron a la niña confirmaron que "aceptaría el tipo de relación que mantiene con su padre debido a considerar que eso es el cuidado de un padre".

"En su cabeza el amor y el abuso parecieran ser lo mismo. Estas cuestiones pueden llevarla a no relatar ni denunciar las situaciones de abuso padecidas", agregaron.