Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Policiales Sentencia

Abuso sexual y femicidio: perpetua para Mangeri por matar a Ángeles

No hubo sorpresa: un tribunal oral condenó hoy al encargado del edificio donde vivía la adolescente asesinada. La querella y la fiscalía habían pedido el máximo de la pena por el crimen.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El encargado de edificios Jorge Néstor Mangeri fue condenado esta tarde a prisión perpetua por el homicidio de la adolescente Ángeles Rawson por el Tribunal Oral en lo Criminal N°9. Los jueces consideraron al acusado culpable del delito de femicidio y abuso sexual, tal como lo había reclamado la querella durante el debate oral.

Mangeri era el encargado del edificio de Ravignani 2360, donde vivía la adolescente de 16 años, quien fue encontrada muerta el 11 de junio de 2013 en el predio del Ceamse de José León Suárez, al día siguiente de su desaparición en el barrio de Colegiales.

"Quiero volver a declarar mi inocencia. Soy inocente. No tuve ni tengo nada que ver con la muerte de 'Mumi' y que se haga justicia, nada mas", expresó esta mañana el acusado cuando el presidente del tribunal, Fernando Ramírez, le dijo que era su última oportunidad para decir algo antes de escuchar el fallo.

Los jueces dieron a conocer esta tarde el veredicto y anunciaron que darán a conocer los fundamentos de la condena el próximo 24 de agosto, después de la feria judicial, que se inicia el próximo.

“No tuve ni tengo nada que ver con la muerte de Mumi”

Tras las palabras del acusado, quien declaró en dos ocasiones durante el juicio oral y público, en las que se declaró inocente y acusó a policías de haberlo torturado, el juez Ramírez dio por concluido el debate y anunció que pasaban a un cuarto intermedio hasta las 15.30 cuando, junto a sus colegas Ana Diata de Herrero y Jorge Gettas, dieron a conocer la pena de prisión perpetua para el único acusado del crimen, que en su momento provocó una enorme conmoción.

Cuando se encontró el cuerpo de Angeles en la planta de la Ceamse, nadie sospechaba de Mangeri. Pero cuando días después fue citado a declarar como testigo se colocó en el centro de la escena al autoincriminarse. Se quebró cuando declaraba ante la fiscal Paula Asaro. “Soy el responsable de lo de Ravignani 2360. Fui yo”, aseguró. Después quiso despegarse del crimen y dijo que era inocente, pero las pericias y la autopsia lo complicaron más: hallaron su ADN debajo de las uñas de Angeles.

Ravignani 2360, el lugar del crimen

Incluso se conoció que antes de presentarse a declarar visitó al primo de su esposa, a quién hace años no veía y quién se desempeña como policía. El portero buscaba ayuda para evitar que la verdad fuera revelada pero no le sirvió de mucho. 

Cecilio, el primo político de Mangeri

Asimismo para evitar que se sospechara sobre este encuentro con Cecilio, el portero dijo que le consultó cómo denunciar que sufrió “apremios policiales”. Para ello, detalló una situación en la que “él iba caminando y fue llevado a la fuerza por un grupo de hombres que le pidieron que se autoincriminara y que para que no se resistiera lo quemaron con cigarrillos”.

Las heridas de las que Mangeri dijo que provenían de quemaduras de cigarrillos

En ese momento Jorge Mangeri era defendido por el abogado Alberto Pierri, ya que un ex empleador del portero conocía al letrado y le pidió que lo representara. Pero la mediatización del caso y un video que complicó al abogado provocó que abandonara su defensa y fuera reemplazado por Adrián Tenca, quien fue quien lo representó en el juicio oral que finalizó hoy.

La entrevista que le costó la estrategia al abogado

En una entrevista que cedió el abogado junto a su esposa, en aquel momento, y su hijo de 7 años, aumentó la imagen negativa sobre el encargado y movilizó a la búsqueda de nuevas evidencias que lo encierren aún más en la escena del crimen. 

Por su parte, familiares y amigos de Mangeri y Diana, su esposa, encabezaron distintas marchas en pedido de justicia para el portero y también para Ángeles, sosteniendo la inocencia del acusado. 

Se armaron grupos en las redes sociales para apoyar “su inocencia”
Familiares y amigos reclamaron por la liberación del portero

Otra instancia en el que Mangeri intentó sostener su inocencia fue luego de lo que dijo el genetista Gabriel Boselli a cargo de realizar el ADN al material encontraron bajo las uñas de la víctima.  

Boselli señaló que todo estudio genético cuenta con tres pasos: "la extracción", que es cuando "se rompe la célula" para obtener el ADN; "la amplificación y el análisis en el secuenciador". El bioquímico sugirió que en los exámenes genéticos de la causa Rawson pudo haber existido "contaminación cruzada" -la que se produce de muestra a muestra-, en dos de esas tres fases: la extracción y amplificación.

La defensa del portero utilizó esta afirmación como parte de su fundamentación de inocencia pero no le sirvió de mucho.