Menu Big Bang! News
Policiales Destino en común

Ariel y Gaby Álvarez, los hermanos VIP signados por las condenas y la cárcel

El RR.PP. fue famoso por su agenda, sus fiestas, sus amistades del jet set y su vida de bon vivant, pero se transformó en infame cuando en 2008 mató con su auto. Una vez que recuperó la libertad, los problemas con la ley siguieron rondando su apellido: su hermano es acusado por narcotráfico y puede ser condenado a 9 años de prisión.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cuando en 2008 Gaby Álvarez fue condenado a dos años y medio de prisión en Uruguay por haber atropellado y matado con su auto, conducido por un amigo, a una pareja que iba en moto, fue su hermano Ariel el mayor apoyo que tuvo tras las rejas. Siempre era el primero en llegar y el que se encargaba de acercarle al RRPP su ropa deportiva preferida y sus gomitas dulces, que en la cárcel uruguaya de Las Rozas eran su mayor manjar.

Pero ocho años más tarde, la realidad para los Álvarez se revirtió: luego de un año y medio preso, Gaby recuperó la libertad, pero en 2014 un operativo de la Policía Federal detuvo a Ariel y lo acusó de liderar una banda de narcotraficantes que intentaba llevar cocaína a España camuflada en esquíes.

Y las noticias empeoraron hoy para Ariel: la Fiscalía pidió al Tribunal Oral en lo Criminal de San Martín que lo condene a 9 años de prisión por supuesto narcotráfico. La acusación fue realizada por el fiscal general Marcelo García Berro, quien lo considera autor de los delitos de “organización y financiamiento del tráfico de estupefacientes” y “lavado de activos”.

La supuesta banda liderada por el hermano de Gaby Álvarez habría vendido cocaína y éxtasis en barrios de alto poder adquisitivo y fiestas electrónicas, y también habría intentado exportar cocaína a España escondida en esquíes de montaña.

Cuando Ariel fue detenido en 2014, el entonces secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, detalló que en el departamento del acusado secuestraron 21 kilos de cocaína. “(Ariel) Álvarez era uno de los cabecillas y está sospechado de ser el que comercializaba la droga entre sus clientes adinerados de la zona norte del Gran Buenos Aires e incluso de la ciudad de Buenos Aires, en los barrios Recoleta, Norte y Las Cañitas”, resumió Berni en aquel entonces.

La caída de Gaby

Fue uno de los RRPP más influyentes durante los ’90 y la primera década de 2000, pero un día de enero de 2008 las luces y los flashes se apagaron para Gaby Álvarez: él y su asistente, Ariel Coelho iban en el auto del relacionista público por Punta del Este, Uruguay.

El 23 de enero de 2008, los hombres viajaban a alta velocidad por la ruta 10 del departamento de Maldonado en un automóvil Honda Prelude, que detuvo su marcha de manera abrupta y efectuó al menos un trompo. De inmediato, chocó en el kilómetro 173 contra una motocicleta Winner 50, en la que circulaban una publicista de 31 años y su novio de 32, quienes fallecieron en el acto.

“Tomé tres caipiroskas y consumí cocaína”, dijo Álvarez luego del accidente ante el tribunal de Maldonado, y a partir de ese momento se le acabaron los excesos y los lujos y fue condenado por “homicidio culposo a título complejo” a dos años y medio tras las rejas en el penal de Las Rozas, a 12 kilómetros de Punta del Este.

Uno de los grandes favores que le intentó hacer Ariel a su hermano Gaby cuando cayó en desgracia fue el de conseguirle un traslado a la cárcel central de Montevideo, donde Gaby dejaría de compartir una celda común con otros condenados y pasaría a tener una individual. “Te llevo la PlayStation y ya está”, le dijo Ariel a Gaby, quien prefirió quedarse cerca de su Punta del Este querido.

Ahora que los roles podrían cambiar, ¿Gaby haría lo mismo que su hermano hizo por él cuando quedó tras las rejas?