Menu Big Bang! News
Policiales intimidación

"Casi soy una Nisman más", dice la fiscal que investiga la mafia de los medicamentos

Stella Maris Scandura sufrió un extraño y violento asalto hace 22 días. Dentro de los expedientes que lleva, figuran Amado Boudou y, hasta hace poco tiempo, Mauricio Macri. Un duro relato.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

"Casi soy una Nisman más". Con esa frase dramática, la fiscal federal Stella Maris Scandura contó cómo vivió un asalto intimidatorio, hace ya 22 días.

La fiscal trabajaba al lado de la oficina de Alberto Nisman.

"Estoy buscando un albacea testamentario para que administre mis bienes para mi madre, por si a mí me pasa algo -confesó por radio Mitre. Pero yo voy a seguir adelante".

Scandura investiga la "mafia de los medicamentos" y al ex vicepresidente Amado Boudou, además de llevar la causa de las escuchas ilegales por las que fue sobreseído el presidente Mauricio Macri.

Scandura investiga al ex vicepresidente.

el episodio

El asalto fue frente a un restaurante de Rivadavia y Salguero, en el barrio porteño de Almagro, donde había cenado con su madre y su pareja para festejar fin de año. 

La fiscal relató que "aparecieron inesperadamente dos hombres armados, a cara descubierta, con armas de alto calibre, que descendieron de una camioneta oscura, donde esperaban otros”.

Sacandura contó que "fuimos encañonados y se dirigieron directamente a mi. Me tomaron de los cabellos, innecesariamente porque yo entregué todo lo que tenía. Me golpearon fuertemente en la cabeza".

Juan José Zanola, implicado en la causa de la mafia de los medicamentos.

Su pareja tenía “entre 7 y 8 mil pesos en efectivo" pero “no le revisaron nada”. Cuando intentó ayudarla porque la habían tirado al suelo, también lo golpearon.

“No era un auto más. Mi auto tenía la identificación de la Cámara de Casación Penal", advirtió la funcionaria, para quien “no me mataron porque no quisieron".

¿zona liberada?

"Todavía no apareció el auto, nada", se quejó la fiscal que trabajaba al lado de la oficina de Nisman. Después del hecho, le dijo “al comisario de la zona que eso es zona liberada".

“Yo lo conocía a Alberto”, contó la funcionaria.

Scandura recordó que en la causa de la "mafia de los medicamentos" hay imputados como sindicalistas, farmacias, empresas, médicos y laboratorios. “Es una gran defraudación, una asociación ilícita", describió.