Menu Big Bang! News
Policiales Tragedia en Ostende

Caso Benjamín: vecinos marcharon en reclamo de Justicia por el menor

La movilización comenzó en la comisaría y culminó en la casa de Claudio Ayala, única detenida y sospechada de haber sido la autora del asesinato.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El horror y la indignación por una tragedia inimaginada. Vecinos y familiares del nene de dos años asesinado el fin de semana en Ostende se movilizaron ayer para pedir Justicia. La marcha comenzó en la comisaría y culminó en la puerta de la casa de Claudia Ayala, la madre de Benjamín, única detenida y sospechada de haber sido la autora del asesinato.

La mayoría de los vecinos de Ayala coincidieron en que la joven maltrataba a su hijo menor -tiene otro de 3 años, fruto de otra relación- y en que, desde que nació, casi no lo sacó de la pequeña vivienda que alquilaba en Azopardo 812, a 150 metros del descampado donde anteayer apareció el cadáver. Además, el niño tenía partida de nacimiento, pero nunca le tramitó el documento.

PADRE LIBERADO

Por otro lado, habló Alberto Marquez, un vecino remisero que el viernes llevó a la ciudad de Maipú al padre de Benjamín, Leonardo Aguilera. El testimonio lo aleja de la escena del crimen. ”Lo llevé con sus otros tres hijos a Maipú”, aseguró Marquez y detalló que trajo a Aguilera de vuelta a Pinamar el lunes por la mañana cuando ya se había encontrado el cuerpo del pequeño asesinado.

MENSAJE DE DOLOR

El Subcomisario Matías Sáez, a cargo de la Comisaría Segunda de Pinamar, se refirió en la cuenta de Facebook de esa dependencia al macabro suceso ocurrido en la localidad.

Benjamín tenía dos años y fue encontrado muerto en un descampado.

“Sin Palabras.Ya de madrugada y luego de muchas horas de trabajo, con detenciones, allanamientos, testimonios, y mucha labor para arrojar verdad en este horroroso crimen, todavía no se puede procesar el dolor de lo hemos vivido. 

En las Academias de Policía nunca llegan a prepararte para todo lo que podes encontrarte trabajando en la calle. Y no hay calle que te prepare para poder soportar el dolor y angustia de ver un bebé mutilado. Que dios te proteja a Benjamín. Gracias a los buenos vecinos que pasada la medianoche seguían colaborando”.