Menu Big Bang! News
Policiales Impunidad

Cinco años después, el femicidio de Marianela sigue impune

La joven fueguina fue asesinada en el departamento que ocupaba en el barrio porteño de Balvanera. Su ex novio fue imputado, pero no se lo pudo vincular con ninguna de las evidencias halladas en la escena del crimen. Fue sobreseído por tercera vez y, ahora, el caso se queda sin sospechosos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Con el tercer sobreseimiento consecutivo del único sospechoso firme, el caso que investiga el feroz femicidio de Marianela Rago Zapata volvió a foja cero. Cinco años después del hecho, ninguna persona pudo ser vinculada con las evidencias que habían sido encontradas en la escena del crimen. 

Marianela fue asesinada en el 2010 y el caso se quedó sin sospechosos.

La estudiante de 19 años, oriunda de Tierra del Fuego, fue encontrada en junio de 2010 degollada y apuñalada en el departamento que ocupaba en en el barrio porteño de Balvanera.

A pesar de la presencia de ADN masculino en el departamento, de una huella digital presente en una lata de gaseosa y del hallazgo de una remera en el lugar, ninguno de estos elementos pudo vincularse con las personas que visitaron el hogar de Marianela en las horas previas a su muerte, ocurrida luego de una reunión que la chica organizó en su hogar y luego de la cual concurrió a un bar.

Su ex novio, Francisco Amador, fue imputado por el crimen, pero no se pudo probar ni siquiera que estuviera presente en el departamento esa noche. Así, la jueza Karina Zucconi, a cargo del caso, agotó las medidas solicitadas por la fiscal Marcela Sánchez y la querella de la familia de la víctima para investigar al sospechoso. 

"La investigación que lo tuvo como imputado por más de cinco años no ha podido superar el inicial estado de inocencia que asiste a Amador, pues no ha logrado ser desvirtuado", afirma la jueza en la resolución que lo absuelve por tercera (y definitiva) vez.

Zucconi, además, agregó que se realizaron nuevos estudios de ADN para cotejar el perfil genético de otros sospechosos con el material obtenido en la escena del crimen y también hubo resultados negativos.