Menu Big Bang! News
Policiales Ni una menos

Convocan a denunciar a presunto pedófilo que golpeó a una mujer con un bate

Tres mujeres que denunciaron por abusos sexuales sufridos durante su infancia a Carlos Elizalde, piden a otras supuestas víctimas que se presenten a la Justicia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Paola Albarracín, Romina Llanos y Samanta Nagode tienen una terrible historia en común: las tres dicen haber sido abusadas cuando eran niñas por Carlos Elizalde. El domingo pasado, en presencia de varios testigos, frente a una comisaría de Brandsen, Elizalde golpeó con un bate de béisbol en la cabeza a Sergio Nagode y Gabriela Degaetano, los padres de Samanta. Podría haberlos matado: él tiene puesto un cuello ortopédico y por momentos delira. Ella tiene fractura de cráneo. Paola, Romina y Samanta denunciaron ante la Justicia a Elizalde, pero -dicen sin dar mayores precisiones- "todo quedó en la nada". Las tres cuentan haber sido hostigadas por Elizalde en los días posteriores a los abusos. Ahora decidieron convocar a otras víctimas de la misma persona (dicen que conocen a varias) para que hagan la denuncia ante la Justicia.

Gabriela Degaetano
Gabriela Degaetano, la madre de Samanta Nagode: Elizalde la golpeó con un bate de béisbol. 

Ayer BigBang contó la historia de Samanta Nagode y la terrible golpiza sufrida por sus padres. Ayer mismo, por segundo día consecutivo, una manifestación de vecinos de Brandsen se manifestó para reclamar que Elizalde vaya preso. Es que luego de la golpiza, el juez Fernando Mateos calificó la causa como "Lesiones leves" y lo dejó en libertad.

Paola Albarracín
Paola denuncia que fue abusada desde los seis años.

Paola Albarracín

-Abusó de mí desde los 6 años hasta los 12. A veces quedaba a solas con él. Y si no quedaba a solas, le pedía a mi mamá para llevarme a la estación de servicio. A veces me agarró en el campo. Después lo seguí viendo todo el tiempo. Él tenía un carro pochoclero donde vendía pochoclos, manzanitas acarameladas, garrapiñadas. Es decir que vivía rodeado de chicos. Yo le conté a mi tía lo que pasaba y me dijo que era un disturbio familiar, no me hizo mucho caso. Ella me protegió, me fui a vivir con ella, pero no quiso hacer público lo que pasaba. La amenaza más frecuente de él era que si yo hablaba iba a matar a mi papá y a mi hermano.

-Brandsen es muy chico. Luego de lo ocurrido, ¿lo viste muchas veces?

-El nieto de él iba al mismo jardín que una de mis mellizas. Cuando la pasaba a buscar, me veía, me hacía caritas, se burlaba de mí. Somos tres las que tenemos las denuncias hechas de antes. Antes, para la gente, era El pochoclero Carlitos. Recién ayer le sacaron el puesto de pochoclos.

-¿Hablaste con las otras dos presuntas víctimas? ¿Las historias de las tres se parecen?

- El otro día hablábamos de eso mismo con el abogado y el fiscal. Nosotros no nos conocíamos y nuestros testimonios son exactamente iguales. Da vergüenza preguntar "¿A vos te hacía o te decía tal cosa?", pero sí, el nos hacía y nos decía lo mismo.

Romina Llanos
Romina Llanos invita a las víctimas a denunciar abusos de Elizalde

 

Romina Llanos

 

Las tres víctimas estamos en la misma posición. Queremos que quede preso de por vida. Queremos que las víctimas de él hablen, porque es lo único que nos va a ayudar. El tipo estaba en la plaza con los chicos  Era parte de nuestra vida, pero ya no se puede vivir así. Lo que nosotros queremos es escrachar al juez. Tengo una familia, tengo hijos que me apoyan, pero tengo miedo.

-¿Qué te hizo a vos Elizalde?

-Yo tenía 8 años cuando abusó de mí por primera es. Él era padrino de mi hermano. Abusó de mí durante mucho tiempo, calculo que hasta los 12 años. Recuerdo muchos lugares, recuerdo mis gritos, recuerdo un montón de cosas. Un día mi mamá me preguntó qué me pasaba, ella sentía que no era la misma persona de antes. Eso fue como a los 16. Ahí le conté. Se armó un lío bárbaro en la familia. Y él amenazó con matar a mi familia, igual que lo hizo con Samanta. Con los padres de ella terminó intentándolo. Eso me dio mucho miedo y ahora me siento fuerte y apoyada por el pueblo también.

-¿Conocen otros casos como el de ustedes?

-Sabemos de chicas que no hablaron en su momento y no sabemos si van a querer hablar ahora, pero queremos que lo hagan. Es ahora o nunca. Necesitamos ser más. Pero sería bueno que lo encierren para que las chicas no tengan miedo de hablar. Yo me suiento desprotegida, y no sé quién va a venir a hacerme algo, porque la familia está afuera.