Menu Big Bang! News
Policiales Crimen en Ostende

Crimen de Benjamín: la mamá lo golpeó, lo mató y lo tiró a un baldío, dice el fiscal

El fiscal a cargo de la causa no tiene dudas de la responsabilidad de Claudia Ayala respecto de la muerte de su hijo de dos años. Su hermana dijo nunca quiso al bebé.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Estoy convencido de que Ayala lo golpeó, lo mató y lo arrojó en ese descampado”, dijo el fiscal Juan Pablo Calderón al referirse a la muerte del niño Benjamín, de dos años, y a la presunta responsabilidad de su madre, Claudia Ayala, de 22 años, única detenida por el crimen.

La prueba indiciaria es muy buena. La mamá del menor es la persona que está sindicada, imputada y detenida como única responsable de este hecho”, dijo el fiscal en diálogo con una radio de la zona de Ostende, en el partido de Pinamar, donde el cuerpo del nene fue hallado el lunes último.

Según Calderón, los vecinos de Ayala dijeron que era habitual que el nene apareciera golpeado, que ella se iba a bailar y lo dejaba solo y que nadie sabía quién era el padre de la criatura. A sus amigos les ocultaba que tenía dos hijos, uno de ellos mayor que Benjamín.

La casa de Ayala fue allanada el mismo día por la fiscalía.

El fiscal explicó que cuando un vecino informó del hallazgo del cuerpo, no había ninguna denuncia sobre la desaparición de un menor en la zona. Por eso la policía comenzó a realizar averiguaciones en las casas del barrio. Y así llegaron hasta la vivienda de Ayala, situada en frente del lugar donde se encontró el cuerpo.

El fiscal dijo que Ayala y su madre fueron llevadas a declarar a la fiscalía y que por separado acusaron a Leandro Aguilera como autor del crimen. Aguilera había estado demora y luego liberado cuando se comprobó que eso era falso. “La madre dijo en mi presencia que había visto cuando Leandro Aguilera de tal manera mató al niño”, explicó.

Con esas dos declaraciones el fiscal pidió a la policía que ubicaran a Aguilera, quien quedó vinculado con el caso mediante la figura de la aprehensión, que no llega a ser un arresto.

El cuerpo fue encontrado por un vecino de la zona.

El fiscal dijo que continuó la declaración de Ayala continuó y cayó en evasivas y contradicciones. A eso se sumaron testimonios de vecinos y familiares, sobre el maltrato que recibía el menor.

“Por declaraciones de los vecinos, nos enteramos de que nadie sabía quién era el padre”, indicó Calderón. Agregó que “el juez convalidó toda la prueba y todo el procedimiento” y que el informe de la autopsia dijo que Benjamín tenía “un golpe en el cráneo, una fractura de cráneo”.

Ayala se negó a declarar y a que se le extraiga sangre, por lo que pidió una extracción compulsiva de sangre. “No había denuncias en la fiscalía penal sobre antecedentes de violencia contra Benjamín”, aclaró.

“Estoy convencido de que Ayala lo golpeó, lo mató y lo arrojó en ese descampado”, explicó el fiscal, pese a no contar con testigos del hecho, sostuvo que el cuadro probatorio, indiciario y concordante sobre la forma en que se produjeron los hechos. A su juicio es probable que Ayala “lo haya golpeado muy fuerte y lo haya arrojado frente a su domicilio”.

Claudia tiene una hermana menor, Mara, de 15 años, quiene vive con su novio, pero a veces se encargaba del cuidado de Benjamín. “Siempre que iba estaba golpeado, pero adelante mio nunca lo golpeó”, dijo la adolescente en diálogo con la radio FM 95.7 de Ostende.

“Al nene no lo quería, no le daba bola

“Mucho no hablaba con ella al nene no lo quería, no le daba bola”, dijo la hermana de Claudia y aclaró que “conmigo no lloraba, llegaba ella y se ponía a llorar”. Dijo que cuando alguien le decía “que lindo tu bebe”, ella respondía “te lo regalo”.

Ayala quedó alojada en una comisaría de la mujer de la zona, mientras se realizan otras dligencias, como peritajes psiquiátricos a la acusada, aunque a juicio del fiscal, era consciente de la gravedad del hecho por el cual está acusada: el homicidio de su hijo.