Menu Big Bang! News
Policiales Horror en Brasil

Dos detenidos por matar a la turista argentina en Río

Ocurrió esta madrugada. La víctima fue acuchillada en Copacabana cuando le intentaron robar una mochila. Murió mientras la trasladaban al hospital. Hay dos detenidos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Una turista argentina que se encontraba de vacaciones en la ciudad de Río de Janeiro fue asesinada mientras se encontraba en la playa. Tenía 24 años. Fue acuchillada en la playa cuando le robaban una mochila.

Así trasladaban a los detenidos por el asesinato de la argentina en Brasil / Folhapress

Laura Pamela Viana tenía 24 años y se encontraba de vacaciones en la playa de Copacabana, uno de los barrios más famosos de la ciudad de Río de Janeiro, en Brasil. Por el episodio hay dos hombres de 33 y 22 años que fueron detenidos por la Policía Militar.

Viana murió esta madrugada en un hospital de Río de Janeiro, luego de ser acuchillada durante un asalto en la playa, donde se encontraba de vacaciones con un grupo de amigas. Según publicó el diario O’Globo, las jóvenes fueron abordadas por dos hombres que las robaron.

Por el episodio, la Policía Militar detuvo a dos hombres de 33 y 22 años. 

Por las heridas de gravedad que recibió Viana en su cuerpo, perdió bastante sangre y a pesar de que fue socorrida por bomberos y luego trasladada en ambulancia hacia el hospital, no pudo sobrevivir. La joven habría viajado con su esposo y su hija de 2 años. 

Tras el ataque, el grupo de turistas argentinas alertó a agentes de la Policía Militar que se encontraban en la zona, que lograron detener a dos hombres identificados como Douglas Gonzaga, de 33 años, y Paulo Henrique Coelho, de 22.

OTRO CASO HACE 23 AÑOS

La muerte de Viana tiene al menos un antecedente con la muerte de otra turista argentina, Adriana Collado, ocurrido en noviembre de 1993. En ese entonces, habrían intentado abusarla en una habitación del hotel en el que se encontraba de vacaciones. Al resistirse, fue asfixiada. Por el caso hubo un condenado, también de nacionalidad argentina, Rafael Arrieta, quien era guía y residía en Brasil.