Menu Big Bang! News
Policiales Homicidio

El abogado que mató al cerrajero: "Temí por mi vida, era él o yo"

Silvio Martinero declaró ante la Justicia por el crimen del peatón. Fue acusado de homicidio y seguirá detenido.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

"Me pusieron un arma en la nuca y en el pecho. Me gatillaron y el tiro no salió", declaró Silvio Guillermo Martinero, el abogado detenido ayer luego de haber matado a tiros en la City porteña al cerrajero Daniel De Negris Rodao, cuando empezó a disparar después de que le robaran una mochila con dinero.

"Temí por mi vida, era él o yo", dijo el abogado. Además reveló que en la mochila llevaba 60 mil dólares. 

El abogado penalista declaró ante la Justicia que en ningún momento vio al cerrajero. Y que disparó para defenderse. "En ningún caso le cabe la legítima defensa porque cuando disparó a quemarropa, su vida no corría riesgos", dijo una fuente del caso.

La víctima había salido del trabajo.
La víctima había salido del trabajo.

María Laura Rubio, la esposa del abogado y ex militar Silvio Martinero, calificó de "fortuito" el hecho en el que su marido mató de un balazo al cerrajero que transitaba por el microcentro porteño. "Estamos angustiados por la situación de mi esposo...Fue un caso fortuito", afirmó Rubio en Radio Mitre respecto al conmocionante episodio que ocurrió ayer a la mañana.  

 Sus vínculos oscuros

Martinero habría sido militar retirado, según dijo el abogado Miguel Angel Pierri, abogado de Solange Bellone, viuda de Sebastián Forza, una de las tres víctimas del triple crimen de General Rodríguez, vinculado con el tráfico de efedrina.

“Es abogado y ex militar. En esas causas judiciales se mencionan las mesas de dinero de Martinero. Sebastián Forza le temía”, dijo a la agencia Télam el abogado penalista que actúa como querellante en el expediente del triple crimen.

Pierri también contó que Martinero fue a declarar al juicio que se hizo en Mercedes por el triple crimen y “allí dijo que tenía una excelente relación con Forza, algo que sabemos que era mentira porque Forza le debía dinero y le temía”.

 

En una nota firmada por Jorge Lanata en el desaparecido diario Crítica de la Argentina, se describe a Martinero, como un abogado vinculado con una cueva dedicada al lavado de dinero y al cambio de cheques en la City. La cueva estaba ubicada en la misma sede del consulado de Guinea. Allí se cambiarían cheques de droguerías y farmacias investigadas en la causa de la llamada mafia de los medicamentos.

El abogado Guillermo Silvio Martinero, de 37 años, poco más de un metro setenta y cabellera ausente, es el encargado operativo de la cueva. Ante la AFIP, Martinero se presenta como proveedor de “servicios de asesoramiento, dirección y gestión empresarial””, decía la nota publicada en noviembre de 2008.

“Como abogado, ha defendido a varios militares ante los tribunales, y se jacta de sus buenas relaciones con “la institución”. Martinero es el encargado de la plata grande: las relaciones con las obras sociales y las droguerías”, agregaba la nota.

Fuentes policiales dijeron que el abogado caminaba por San Martín y Lavalle, cuando dos hombres que se trasladaban en una moto le arrebataron una mochila en la que llevaba unos 60 mil dólares. Después del robo el abogado empezó a disparar varias veces con una pistola Glock.

En un principio la policía pensó que el fallecido era uno de los ladrones, pero las imágenes de una cámara de seguridad de esa cuadra demostró que se trataba de un cerrajero que iba caminando por la calle. Después de confirmó que la víctima fue identificada como Fernando de Negri Rodao, de nacionalidad uruguaya, que se dirigía a su trabajo en una cerrajería situada en la Galería Jardín.