Menu Big Bang! News
Policiales Insólito

El asesino Robledo Puch volvió a pedir que le den la inyección letal

El hombre que en 1972 mató a once personas lleva 43 años preso e insiste en pedir su libertad. Además, reveló que un empresario paraguayo quiere llevarlo a vivir a ese país. Una fuente judicial confirmó la veracidad de sus dichos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Es el hombre que más años lleva preso en la Argentina. Carlos Eduardo Robledo Puch cumplirá en febrero de 2016 44 años en prisión. Pero insiste en pedir su libertad. Después de enterarse de la liberación de César Humberto Ghirardi, que en 2008 mató a tres personas, el llamado “ángel de la muerte” le dijo a su abogado que quiere salir libre y exiliarse en Paraguay. “Quiero ser otro”. Si no le cumplen su pedido, le dijo que vuelva a pedir que le den la inyección letal porque no soporta más vivir tras las rejas.

Robledo está detenido en la cárcel de Sierra Chica. Tiene 60 años. Foto: Diego Sandstede.

A los 60 años, Robledo se acostumbró a no ser querido por nadie, a apagarse –día a día– como sus delirios: ya no sueña con suceder a Perón ni con volver a subirse a una moto. Su dolor no cabe en la pequeña celda que ocupa en la cárcel de Sierra Chica. En una de sus recientes crisis nerviosas, Carlos Eduardo Robledo Puch le confesó a su abogado Carlos Villada, defensor oficial de San Isidro, que quería exiliarse: "Quiero irme a un lugar donde no sea Robledo Puch. Quiero ser olvidado."

“Quiero irme a un país donde pueda ser otro

En otro momento, esa frase no hubiese sido más que una utopía. Nadie quería estar cerca del llamado Ángel Negro, que entre el 15 de marzo de 1971 y el 3 de febrero de 1972 mató a once personas por la espalda o mientras dormían. Está preso desde entonces. Pero no todo está perdido para Robledo: un empresario le propuso radicarse en Paraguay el día que logre su ansiada libertad.

Robledo fue condenado en 1980 a prisión perpetua.

"Es uno de los capos de la cadena ABC de Paraguay, el multimedios que tiene diario, radio y televisión. Era amigo de sus padres, que en un tiempo vivieron en ese país", dijo una fuente judicial. No trascendió la identidad del hombre que está dispuesto a darle alojamiento al asesino civil más famoso de la Argentina. BigBang se comunicó con el área de relaciones institucionales de ABC y con tres periodistas, pero la respuesta fue la misma: dijeron no saber nada del tema.

“Yo no maté a nadie”, jura Robledo.

Su posible exilio no es una fantasía de Robledo. "Vivir en un país limítrofe es una posibilidad concreta si le dan la libertad. Por otro lado, él tiene en Buenos Aires una casa y un terreno (en Villa Adelina y Don Torcuato)", confirmó Villada hace un tiempo. Pero la Justicia, hasta ahora, le negó la libertad. 

El ángel negro, emblema del crimen en la década del 70.

El Plan B del psicópata asesino

La otra opción que propone Robledo es imposible: que le den una inyección letal. Su pedido, más simbólico que real, parece inspirado en La canción del verdugo, de Norman Mailer, que cuenta la historia de Gary Gilmore, el psicópata asesino que rogaba que lo ejecutaran en el corredor de la muerte. Ese es uno de los libros que le regalé.  
Entre los que creen que Robledo está en condiciones de salir se encuentra el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Eugenio Raúl Zaffaroni. "Nadie puede sufrir una pena realmente perpetua en la Argentina. La perpetua es susceptible de libertad condicional."