Menu Big Bang! News
Policiales Drama y muerte

El caníbal de Pilar, sedado: quieren sacarlo con un hábeas corpus

Leandro Yamil Acosta, el joven acusado de haber asesinado, descuartizado e incinerado a su madre y padrastro se encuentra incomunicado en la Unidad Penal N° 34 de Melchor Romero. Su abogada llevará el recurso a la Justicia para poder reunirse con el detenido.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Armas, hachas, bolsas, baldes, trapos y otros elementos fueron los que utilizó Leandro Yamil Acosta junto a su novia y hermanastra, Karen Klein, para cometer el parricidio que todavía conmueve a Pilar. Ahora, como herramienta de defensa, la abogada del joven acusado de asesinar, descuartizar e incinerar a su mamá y su pareja presentará un hábeas corpus.

“Ayer estuve en el penal y no pude verlo. Me dijeron que está completamente sedado, bajo tratamiento

Karen y Leandro, los hermanos y pareja acusados de asesinar a sus padres. 

“Ayer estuve en el penal y no pude verlo. Me dijeron que está completamente sedado, bajo tratamiento”, compartió a InfoNews Mónica Chirivin, abogada del imputado, y agregó: “Si mañana (por hoy) no puedo entrevistarme con él, voy a presentar el hábeas corpus”.

Según su relato, la letrada se presentó anteayer en la Unidad Penal N° 34 de Melchor Romero para entrevistarse con Acosta y trabajar su estrategia de defensa pero, por orden del Juzgado de Garantías 6 de Pilar, no tuvo más contacto con su defendido.

“Si mañana (por hoy) no puedo entrevistarme con él, voy a presentar el hábeas corpus.

Chirivin destacó, además, el traslado del joven al Melchor Romero por la calidad de la atención sanitaria y psiquiátrica. “No hay que olvidarse que Acosta tiene una colostomía, es discapacitado y presenta problemas psicológicos graves que requieren que profesionales los acompañen”, finalizó.

La casa del horror. Dentro de la vivienda encontraron restos humanos en recipientes de pintura.

El caso que sorprendió a todos

El doble crimen se descubrió el 13 de este mes, luego de una denuncia por averiguación de paradero por parte de uno de los hermanos de Klein –que era albañil y se dedicaba a la recolección de cartones y residuos a gran escala–. Según medios locales, la Policía allanó la casa de la calle Sarratea 2726 y encontró una pelvis y parte de una columna vertebral calcinadas en un tacho de pintura en la terraza de la vivienda.

También se secuestraron 8 mil dólares –que se creen pertenecían a las víctimas–, una pistola calibre 9 milímetros –que sería el arma homicida–, una escopeta, un machete, tres hachas, dos palas y una horquilla. La principal hipótesis del fiscal general adjunto de San Isidro, Marcelo Vaiani, es que se trató de un crimen motivado por el odio que los imputados le tenían a sus padres y que lo hicieron para quedarse con las propiedades.

Acosta fue acusado de matar a su madre, Miryam Esther Kowalczuk (52), y a su pareja, Ricardo Ignacio Klein (54). Klein era el padre de su novia, Karen Daniela Klein (22), co-imputada en la causa por el doble asesinato.