Menu Big Bang! News
Policiales Caso Mansión Verde

El "nene bien" narco que terminó preso por querer comprar un bebé

Jorge Gayoso y Yanina Prata fueron detenidos la semana pasada, acusados de haber intentado comprar un bebé. La madre era una joven de 17 años, que había sido traída desde Formosa. En la casa de la pareja, encontraron una plantación de marihuana.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La historia de Jorge Gayoso y Yanina Prata es casi de lo único que se habla en todos los cafés y bares de San Isidro. “No lo puedo creer”, es el comentario repetido entre quien los conocen a ellos y quienes conocer a sus padres.

Jorge y Yanina fueron detenidos la semana pasada. Tienen dos acusaciones: haber intentado comprar una beba de una joven formoseña de 17 años y haber instalado un vivero para producir marihuana en gran escala en la casa donde vivían.

La detención de la pareja sorprende porque la familia de Jorge es propietaria de una importante fábrica de indumentaria, que vende por catálogo a todo el país. Según quienes los conocen, la familia no tendría problemas económicos que hubieran empujado al menor de los Gayoso a buscar enriquecerse en el negocio narco.

Aunque una búsqueda de antecedentes muestra que la compañía familiar habría enfrentado un concurso preventivo en la Justicia comercial por problemas financieros. En esa documentación aparece que Jorge Alberto Gayoso y Graciela Camero, los padres del detenido, fueron los primeros integrantes del directorio. Luego Jorge Gayoso (hijo) fue incorporado como director suplente.

Yanina habría hecho un tratamiento para quedar embarazada.

Jorge tiene dos hermanas mayores: Julieta y Florencia. Su padre, de nombre Jorge también, es el propietario de la firma VanyDan, dedicada a la venta de indumentaria por catálogo, una compañía grande que distribuye por todo el país. “Son un tanos muy laburadores. Tienen mucha plata, pero también trabajan mucho”, cuenta a BigBang un conocido de la familia.

Jorge y Yanina en la playa con sus mascotas.

La familia vivía originalmente en un caserón situado en la Avenida Libertador y Paraná, donde el menor de los hermanos habría vivido hasta que se fueron a vivir juntos con Yanina Prata, en una casa que alquilaron en Laprida 1263, en el barrio Las Lomas, también en San Isidro.

Cuando la semana pasada allanaron la casona, los policías encontraron un tecnificado vivero con decenas de plantines de marihuana (con riego por goteo y un sistema para mantener siempre la temperatura adecuada) y 50 kilos de marihuana fraccionada lista para la comercialización.

El tema de las plantas parece que lo aprendió de un amigo del barrio. El es muy ‘bicho’, muy inteligente. Absorbió todos los conocimientos como una aspiradora, hizo la inversión y arrancó con el invernadero”, agregó otro conocido de la familia.

Yanina trabajaba en un centro de aprendizaje de San Isidro.

Pero la policía descubrió “la fábrica de marihuana” por casualidad. Los detectives de la bonaerense empezaron a trabajar luego de que una mujer que tuvo un hijo por cesárea en el Santario de la Trinidad de San Isidro, le dijo a los médicos que no quería ver al bebé y que se lo llevaran al padre, que estaba en el cuarto de al lado. Los médicos sospecharon que podía tratarse de un caso de trata.

Los policías siguieron a Gayoso hasta su casa y horas después hicieron el allanamiento. Ahí se encontraron con el invernadero y con estudios que demostrarían que la pareja no podía tener hijos, que habían hecho tratamientos para que ella pudiera quedar embarazada.

Según datos que constarían en la causa, se habrían contactado con la joven formoseña y la alojaron en un departamento de Flores, donde vivió durante dos meses, antes del parto, y la habrían acompañado a los controles médicos.

La página web de la empresa de la familia.

Florencia, Julieta y Jorge trabajaron en la fábrica del padre, pero el hermano menor era “el más mimado de la familia”, habría tenido más libertades que sus hermanas. En una época se habría interesado por el automovilismo. Pero ninguno de sus conocidos hubiera pensado que se dedicaba al narcotráfico.

Su pareja, Yanina Prata, estaba empleada como psicóloga en el Centro Educativo Facilitador del Aprendizaje de la Municipalidad de San Isidro. La familia Gayoso está desesperada: nunca pensaron que uno de los tres hijos terminaría preso. Una de sus hermanas fue contactada por BigBang pero no quiso hacer declaraciones.