Menu Big Bang! News
Policiales crimen impactante

El sommelier insiste en su inocencia: "El asesino está suelto"

A pesar de haber sido declarado culpable del asesinato, Luciano Sosto reiteró que no cometió el crimen de su madre. "Era la persona más importante de mi vida", declaró.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Luciano Sosto fue condenado a cadena perpetua el 21 de diciembre de 2015, luego de que el Tribunal Oral en lo Criminal 8 porteño lo encontrase culpable del asesinato de su madre, Estela Garcilazo. El caso tuvo una fuerte cobertura por parte de los medios, no solo por el morbo que implicó que un hijo asesine a su madre, sino también debido a que el acusado era un sommelier muy reconocido dentro del mundo gastronómico.

Tras pasar tres meses en la cárcel de Marcos Paz, Sosto rompió el silencio con Mauro Szeta, en C5N. El acusado volvió a sostener su inocencia y declaró: "Mi madre era la persona que más amaba en el mundo. El asesino está suelto".

El crimen ocurrió el 26 de diciembre de 2013, en el departamento que madre e hijo compartían en Palermo, precisamente en Segui 4444. Para los peritos, el asesinato se produjo entre las 7.30 y 11.30 de la mañana. El primer llamado de Sosto para solicitar una ambulancia se registró alrededor de las 15. Se lo notaba confundido y en estado de shock. El segundo, minutos más tarde. "Llamé dos veces porque estaba muy shockeado, cuando encontré a mi madre así se me vino el mundo abajo", sostuvo Luciano. Para la justicia, los llamados fueron una puesta en escena para encubrir el asesinato.

Sosto era adicto a la cocaína y a la marihuana. Este problema fue uno de los justificativos que encontró el Tribunal para hallarlo culpable. Según el veredicto final, tenía "hostilidad" contra su madre. Esta acumulación de rencor solo la "contenía con la droga". 

"Es verdad que tenía malos hábitos, consumía todos los días. Tuve un mal año, pero eso no me convierte en un asesino", se defendió.