Menu Big Bang! News
Policiales Inseguridad

En 2015 ya mataron a dos policías bonaerenses por mes

Ya son 18 los efectivos asesinados de la policía bonaerense en todo el 2015. El sindicato policial convocó a una manifestación en pedido de mejores condiciones laborales. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En lo que va del año, informaron desde Sipoba (Sindicato Policial Buenos Aires) a BigBang, ya murieron 18 efectivos de la bonaerense, a un promedio de 2 policías por mes.

A esa cifra, agregaron, se debe sumar el número de agentes heridos que no pudieron continuar sus actividades en la fuerza. “No hay estadísticas claras, hay compañeros caídos y nunca se hace público”, señalaron.

El sindicato policial marcha por mejores condiciones de trabajo.

Sipoba convocó en el día de hoy una marcha a partir de las 17 para reclamar “justicia por los policías asesinados” y repudiar “la indiferencia del gobierno, la jefatura policial y las autoridades judiciales” en la ciudad de La Plata.

Uno de los fundamentos esgrimidos por el sindicato policial para la convocatoria fue que “los trabajadores policiales no encuentran una respuesta a la altura de las circunstancias por parte de los altos mandos y el Gobierno por las pésimas condiciones laborales”.

Casos de policías muertos

A tan sólo dos días de comenzado el mes de septiembre, la tasa mensual de homicidios de policías bonaerenses ya estaba cumplida, cuando un matrimonio de agentes de la policía de la provincia fue asesinado en la puerta de su casa de Laferrere, donde vivían con su hijo de 4 años.

Sergio y Betiana fueron asesinados en la puerta de su casa.

Sergio Fernández (29) era un oficial ayudante y su esposa, la sargento Betiana Bringas (30), fueron asesinados a sangre fría, en plena noche. Cuando Sergio había salido a guardar el auto en el garaje, lo abordaron tres delincuentes para robarle el Peugeot 206 y recibió disparos en el tórax, el abdomen y el antebrazo derecho cuando se identificó como policía y sacó su arma reglamentaria.

Su mujer, Betiana, que estaba dentro del domicilio con su hijo de 4 años, su hermana, también policía, y su marido; salió a ver lo que sucedía, y apenas pisó la vereda recibió un disparo en el abdomen que la atravesó. Ambos perdieron la vida esa madrugada en el sanatorio Figueroa Paredes de Isidro Casanova.

El conurbano bonaerense es territorio hostil para las fuerzas de seguridad.

Por el crimen fue detenido un joven de 19 años apodado “Tate” sobre el que ya pesaba una orden de detención por haber participado del homicidio del sargento de la Policía Federal Luis Rodríguez (39), ocurrido el mes pasado.

Gonzalo Giménez murió en un tiroteo en Ramos Mejía.

Sin embargo, la mayor cantidad de policías asesinados se produjo durante febrero, mes en el que murieron 7 uniformados, sólo en el conurbano. Uno de ellos fue Gonzalo Carlos Giménez, un subteniente de la Policía Bonaerense de 31 años, que murió de un balazo en el cuello luego de una persecución y un tiroteo en Ramos Mejía.