Menu Big Bang! News
Policiales a más de una semana

Entre conexiones narco y el allanamiento a la abuela de Lanatta, la fuga suma capítulos

Después de recibir tres denuncias anónimas, los fiscales Di Lello e Iglesias indagarán si los prófugos recibieron ayuda de organizaciones del crimen organizado. Nuevas pesquisas en la causa.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Luego de que la Policía Federal recibiera tres denuncias telefónicas anónimas, los fiscales federales Jorge Di Lello y Diego Iglesias investigan si alguna organización del narcotráfico actuó como cómplice de la fuga de los hermanos Martín y Christian Lanatta, y Víctor Schillaci

El fiscal Di Lello investigará la supuesta protección narco.

En las llamadas, según señalaron fuentes judiciales, se habría informado sobre personas que brindan protección a los fugados y lugares por los que supuestamente pasaron. Esto se suma a otra denuncia realizada por el jefe de gabinete de asesores del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti, quien dio cuenta de la posible facilitación del escape de los Lanatta y Schillaci por parte de narcotraficantes.

El Faraón, sin excarcelación

Mientras tanto, el juez de Garantías 2 de Azul, Federico Barbarena, rechazó excarcelar a Marcelo “El Faraón” Melnyk, acusado de ocultar temporalmente a los evadidos en su quinta de Florencio Varela, por considerar que existe peligro de fuga.

El “Faraón” (de remera blanca) junto a Schillaci (de rojo) en una foto del 2013.

El fiscal general de Azul que investiga la fuga, Cristian Citterio, también se encuentra indagando si los prófugos pasaron por Ciudad Oculta, donde el martes se allanó la vivienda de Laura Barboza, sospechada de haber ayudado a los prófugos. La mujer será indagada el jueves. 

Además, en las últimas horas del miércoles se allanó la casa de la abuela de Lanatta, ubicada en la esquina de Segurola y Aranguren del barrio porteño de Floresta. Se investigaba si alguno de los evadidos pasó por el lugar y, si bien no se encontraron pistas, se decidió que oficiales de la Policía Metropolitana permanezcan custodiando la vivienda.