Menu Big Bang! News
Policiales La justicia y la educación

Fallo educativo: condenan a un ladrón a terminar la secundaria

César Mauro Gamarra, un joven de 21 años que ingresó a robar a una vivienda y fue capturado tras un allanamiento deberá completar sus estudios. Fue condenado a dos años y diez meses de prisión de ejecución condicional, aunque deberá indemnizar a la víctima con $1000 y realizar tareas comunitarias.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un joven de 21 años que participó del robo a una casa el pasado 10 de octubre, fue a juicio abreviado y la Justicia lo condenó con un insólito fallo: tendrá que terminar la escuela secundaria. Se trata de César Mauro Gamarra, quien junto a dos personas más forzó la puerta de una casa de Tacuarendí, departamento de General Obligado.

Las imágenes del robo a la vivienda que terminaría con una insólita resolución judicial.  

Esta vez la Justicia actuó como debía. Inclusive sorprendió a propios y extraños por su particular resolución: condenó a un delincuente, que no había culminado sus estudios, a completar el ciclo de formación secundario.

El delincuente de 21 años deberá terminar sus estudios secundarios. 

La historia comenzó cuando Gamarra, junto a dos sujetos más, amenazó con un cuchillo y un arma a los propietarios de la vivienda y una vez adentro de la propiedad, les robaron ropa, efectos personales y 730 pesos. Por el hecho, la víctima realizó la denuncia y el fiscal Norberto Ríos ordenó allanamientos en los que detuvo a Gamarra, quien debió afrontar un juicio abreviado, según consignó el periodista Mauro Szeta, en Minutouno.com.

El fiscal Ríos cree que la escuela le enseñará respeto al joven delincuente.

Gamarra fue condenado a dos años y diez meses de prisión de ejecución condicional por ser coautor del delito de robo calificado en poblado y en banda. Aunque habría más. El delincuente deberá abonar $1000 a la víctima en concepto de indemnización; tendrá que estudiar para terminar la escuela secundaria; realizar tareas comunitarias y cumplir reglas de conducta.

El fiscal Ríos se refirió al caso y explicó que la decisión de enviar a Gamarra a la escuela se debió a que “hay casos en los que se verifica que las causales de la comisión del delito tienen que ver con jóvenes que no estudian ni trabajan y tienen posibilidades de hacerlo".

Para el funcionario la educación genera una “reinserción en la sociedad”, y sostuvo que “sí un joven puede pasar dos años y diez meses sin cometer delitos su respeto hacia los demás será algo que quedará para siempre”.