Menu Big Bang! News
Policiales Empresario de la noche

La Corte confirmó la condena a homicidio para el dueño del boliche Pinar de Rocha

Daniel Bellini tiene una condena a quince años de prisión. Su defensa presentó una apelación ante la Corte Suprema, que confirmó el fallo. Fue condenado por el homicidio de su mujer, Morena Pearson.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó hoy la condena de 15 años de prisión al empresario Daniel Bellini, dueño de la discoteca Pinar de Rocha, por el crimen de su ex pareja, la bailarina Morena Pearson, cometido en 2008.

Los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, rechazaron el recurso presentado por la abogada María Raquel Hermida Leyenda, defensora de Bellini, por lo que la condena quedó firme.

Bellini, uno de los empresarios nocturnos más poderosos de la zona Oeste del conurbano, fue condenado por el Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Morón en 2011 a 16 años de prisión y al año siguiente, el Tribunal de Casación bonaerense confirmó la condena, pero le redujo la pena a 15 años.

Morena era bailarina del boliche Pinar de Rocha.

En diciembre de 2013 el TOC1 le concedió a Bellini, de 65 años, el beneficio de la prisión domiciliaria luego de un planteo en el que la defensa demostró que su asistido padece mal de Parkinson "que lo afecta progresivamente" y que ese tipo de patologías no pueden tratarse en los penales.

El crimen fue cometido la madrugada del 21 de marzo de 2008, cuando Bellini y Morena discutieron en Pinar de Rocha, donde la joven trabajaba como bailarina del caño, porque él la había visto bailando muy provocativamente con un amigo.

Morena se retiró a la casa donde convivía con Bellini y la hija de ambos y, según la versión del empresario, él la siguió, le dijo que la relación estaba terminada y regresó a Pinar de Rocha a reunirse con un abogado.

Bellini cumple arresto domiciliario porque tiene más de 65 años.

Bellini dijo que al regresar a la casa encontró la Morena tirada en el vestidor de la habitación sobre un charco de sangre y que el creyó que se había suicidado después de haber dato por terminada la relación.

Esa versión fue desvirtuada por la investigación que llevó adelante el fiscal de Morón Matías Rappazzo, quien descubrió que no había deflagración de pólvora en las manos de Morena y que el arma, una pistola calibre 9 milímetros con mira láser hallada en el lugar, había sido limpiada de huellas. 

En el juicio se acreditó que habían sido borrados del celular de Morena mensajes de texto que la joven envió y recibió minutos antes de aparecer baleada. 

Uno de los testimonios que más se tuvo en cuenta fue el de Iván Tellnow, ex bailarín de Pinar de Rocha, que aquella madrugada bailó con la joven y luego recibió de ella dos SMS que decían: "Me separé de Dani porque cree que estoy con vos" y "Me quiere matar".