Menu Big Bang! News
Policiales Siempre en problemas

La Garza Sosa: "Antes me detenían por robar, ahora por portación de cara"

Esta vez fue demorado pro la Policía en Río Negro por “averiguación de antecedentes”. Sus dos anteriores detenciones y cuál es su oficio actual.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hugo Sosa Aguirre intenta vivir una vida tranquila alejada del delito, pero cada tanto reaparece en las noticias policiales. Esta vez no fue por robar un blindado, un banco o tirotearse con la Policía. El ex ladrón de las superbanda del Gordo Valor fue detenido el miércoles en Río Negro. Pero todo fue una confusión: la Policía pensó que estaba por cometer un robo pero en realidad custodiaba a un grupo de sindicalistas. 
“Estoy retirado del delito. Los tiempos cambian: antes me detenían por robar, ahora por portación de cara”, dijo Sosa.

El ladrón que jura estar retirado fue demorado por averiguación de antedecentes. Junto a él estaba Mónica Rodríguez, de la Federación Argentina de Trabajadores de Industria Químicas y Petroquímicas (Fatiqyp), que aclaró la situación. Sosa trabaja para el Sindicato del Plástico desde hace cinco años en el papel de custodio. 

La Garza Sosa estuvo 13 años detenido.

Hace un par de meses lo habían detenido por presunta extorsión. Y hace dos años fue demorado por la Policía Federal porque andaba en un auto y tenía vencido el registro. Pero en ambos casos fue liberado y volvió a su casa.

Fama pesada

Sosa llegó a tener un millón de dólares pero no los pudo gastar: sólo hizo tiempo de poner los billetes en una balanza de verdulería y comprobar que pesaban 11,300 kilos. La Garza Hugo Sosa Aguirre, uno de los ex líderes de la superbanda que en los años ochenta y noventa robaba bancos y camiones blindados, volvió a caer preso. La Policía Federal lo detuvo hoy en Once después de que una comerciante la acusara de extorsión.

La Garza junto al Gordo Valor, su ex compañero con el que hoy está distanciado.

El delincuente, que desde hacías años aseguraba que se había retirado del delito, hace dos meses fue detenido por efectivos de la comisaría 7°. Según dijeron fuentes policiales, el legendario bandido, de 63 años, tenía una carpeta con fotos de la encargada del local y su familia. Sosa y su amigo son investigados por "averiguación de ilícito".

“No usaron armas, se cree que fue un apriete. Un acto de matonismo. ¿Si creemos que la Garza aprieta gente? Eso se está investigando”, dijo a BigBang una fuente de la investigación.

La Garza Sosa fue también entrenador de fútbol infantil. Foto: Diario Perfil.

La versión oficial

El hecho ocurrió en la puerta de un local de la calle Larrea al 500, cuando La Garza llegó con un amigo y pidió por un supuesto conocido que trabajaría en el negocio, según publicó la agencia DYN. Cuando le dijeron que la persona buscada no estaba, Ante la negativa de la comerciante de pasarle información acerca de la persona que estaba buscando, "La Garza" Sosa discutió y le habría dicho, siempre según la denuncia, “conozco muchos datos suyos". 

La mujer llamó a la Policía y el ladrón fue detenido. “Sabemos que trabaja para un gremio. Pero nunca hasta ahora parecía que trabajaba limpiamente porque no lo habían denunciado”, dijo una fuente policial.

Entrevista

El día que La Garza reveló cuánto pesa un millón de dólares, en diálogo con Facundo Pastor.

Hace cuatro años estuvo en el programa de Susana Giménez. 

Leyenda del delito

La superbanda quedó desintegrada definitivamente en 1994. En la actualidad, la mayoría de sus miembros se retiró de la delincuencia o está en prisión, como el caso del Gordo Valor, quien está detenido en Campana. Para otros, como el caso de Nielsen, el destino fue peor: murió hace dos años en un accidente automovilístico en Necochea. La Garza había sido liberado hace diez años. Ahora volvió a caer.

La Garza con su “colega” Daniel Rojo, en el Festival Ban de novela negra. Foto: Clarin.

La Garza entró en la leyenda del hampa como uno de los delincuentes más pesados. Para su barrio, La Cañada, en Quilmes, fue el Robin Hood que les robó a los ricos y repartió parte del botín con los más pobres. La Justicia cree que fue el lugarteniente del Gordo Valor, líder de la Superbanda, y que juntos robaron más de 50 camiones blindados. Se fugó dos veces de la cárcel; en una lo hizo disfrazado de médico.

El mito de su figura delictiva se agiganta cuando cuentan que, desde un puente, le disparó a la Policía con una ametralladora en la mano derecha y una pistola en la izquierda. El niega todo eso. Confiesa que fue un ladrón pesado, pero con códigos. “Ni la Madre Teresa, ni un monstruo”, suele decir este hombre que estuvo preso 12 años y jura que nunca volverá a robar porque se lo prometió a su familia.