Menu Big Bang! News
Policiales Violencia policial

La lucha de la mujer de Trelew que acusa a la policía de matar a su hermano y a su hijo

Bruno Rodríguez Monsalvez vio cuando los policías de la Comisaría Segunda de Trelew torturaron y abusaron sexualmente del joven Maximiliano Almonacid. Quiso declarar lo que vio y lo apuñalaron. Cintia Monsálvez iba a declarar en el juicio por el asesinato de Bruno y "desaparecieron" a César, su hijo de 13 años. Esta es la historia de una cadena de crímenes e impunidad que aún hoy persiste.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cintia Monsalvez tiene miedo y pide que no se diga en esta nota dónde vive. Tiene evidentes razones para tener miedo. A su hermano, Bruno Rodríguez Monsalvez, lo asesinaron en la ciudad de Trelew. A su hijo, César Monsálvez, lo "desaparecieron". Los dos casos están relacionados: Bruno fue testigo de las torturas y abuso sexual sufridas por el joven Maximiliano Almonacid en la Comisaría Segunda. Lo amenazaron de muerte para que no declarara lo que había visto en el juicio. Se fue a vivir bien lejos. El 25 de marzo de 2012 tuvo que volver a Trelew para hacer un trámite. El 26 lo asesinaron. Poco antes de que Cintia declarara en el juicio por el asesinato de Bruno, César Monsalvez (13 años) desapareció. Cintia no quiso declarar en el juicio con la esperanza de que su hijo apareciera con vida. Tres años después, los dos crímenes permanecen impunes.  

Cintia Monsálvez: mataron a su hermano, "desaparecieron" a su hijo y tiene miedo.

 -Mi hermano Bruno llega a la casa de mi mamá, se apoya sobre una mesa y se cae el piso, como si le faltara el aire. Mi mamá le saca la remera y ve que estaba apuñalado. Mis hermanos Alejandro y Brenda estuvieron cuando pasó eso. Lo llevaron al hospital, estaba en cirugía... Los médicos nos decían que teníamos que rezar porque no había nada para hacer, había perdido muchísima sangre. Él estaba apuñalado pero su ropa estaba completamente limpia.

-¿Cómo?

-Sí, la ropa no tenía casi rastros de sangre. Estaba húmeda, limpia, como si se hubieran tomado el trabajo de limpiarla para no dejar huellas.

-Bruno estaba amenazado por la policía...

-Claro, Bruno estaba detenido en la Comisaría Segunda cuando pasó lo del chico Almonacid. Nosotros no queríamos que Bruno declare, pero.la madre de Maxi sufría muchísimo y Bruno se compadeció mucho de ella.

 

Bruno declaró en Cámara Gesell y desde ese momento lo empezaron a perseguir. Le tiraron una moto encima, casi le quiebran la pierna, le dieron una tremenda paliza que casi lo dejaron mormoso, le dispararon dos veces... Nosotros lo queríamos sacar de la provincia, pero lo llevaron a Puerto Deseado. Nos dieron el recurso de Protección a testigos,pero tuvo que volver a Trelew para hacer el trámite del documento. En la segunda noche que está en Trelew, sale de la casa y ahí fue que lo apuñalaron. Pasa lo del pibe Almonacid y a mi hermano lo matan. Justo cuando estaba por salir el juicio sobre el caso de Bruno, César desaparece. 

Bruno Rodríguez Monsalvez fue amenazado por la policía y luego lo asesinaron. 

-Vamos por partes...  En el caso de Bruno hubo un imputado por el crimen: Gastón Béjar.

-No tenía nada que ver von la muerte de Bruno. Lo ensuciaron. Gastón lo conocía a Bruno: nos criamos juntos. A mí nadie me va a quitar de la cabeza que a mi hermano lo mató la policía. Y el fiscal Fabián Moyano no hizo nada para esclarecer el crimen.

-¿Cómo siguió su vida desde entonces?

-Yo vivía en Trelew y me tuve que mudar como cuatro veces por hostigamiento policial. Mi mamá se iba a trabajar y le tiraban el patrullero encima, ya con Bruno muerto... Nos decían que íbamos a terminar como Bruno, que íbamos a terminar en una zanja...César sale el 27 de mayo del 2013 de la casa de mi mamá con destino a la casa de su tía Lorena. En el trayecto se lo traga la tierra. 

César Monsálvez fue "desaparecido" mientras la policía de Trelew amenazaba a su madre y a su abuela.

-Ya no volvieron a verlo...

-No, no lo vimos más y no lo vamos a ver más. El 2 de junio presenté un hábeas corpus y me lo tomaron. Dos días después, la jueza Ana Laura Servent se declaró incompetente para buscar a mi hijo. Después el secrettario de Seguridad de la provincia, José Glinski, me dijo que la policía estaba haciendo todo para buscar a mi hijo, me preguntaba todo, después salió a decir que nosotros somos una familia pobre, como para que se pensara que mi hijo se había escapado del hogar. Ellos no se quieren hacer cargo de nada

El 10 de julio de 2013, Cintia Monsalvez recibió un cajón cerrado con papeles de NN. Lo enterró, creyendo que era su hijo. Teinta días después, el fiscal Moyano decidió hacer una pericia de ADN y desenterraron el cuerpo. El resultado de la pericia dio 99,9 de compatibilidad, pero Cintia sigue desconfiando por diferentes razones:

-Nos mostró unas fotos y, aunque el cuerpo estaba destrozado como para saberlo con claridad, no me pareció que fuera mi hijo. Pedimos que se hiciera una pericia nueva porque no confío en los resultados que me dio el fiscal. Imaginate que primero me dijo que lo habían atropellado en la ruta; luego que tenía un orificio de bala; luego, que se había estado drogando en la ruta.

-¿Cómo sigue su vida sin su hermano y sin su hijo?

-Sigue con mucho miedo de que me pase lo mismo. Muy poca gente sabe dónde vivo. Si me llega a pasar algo, la culpa la tiene la policía.