Menu Big Bang! News
Policiales crimen y misterio

La médica que vio el cadáver de la madre del sommelier dio detalles escalofriantes

Luciano Sosto está imputado por el crimen de Estela Garcilazo, que apareció asfixiada y con rastros de violencia sexual. La emergentóloga declaró que el acusado estaba fuera de sí.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El 26 de diciembre de 2013 Estela Garcilazo (69) apareció asesinada en su departamento de Palermo. Desde entonces, las miradas apuntaron a su hijo, el sommelier Luciano Sosto.

Sosto, imputado por el crimen de su madre.

Las pericias determinaron que la mujer murió por asfixia provocada por estrangulamiento manual y que en su vagina había rastros de una de las proteínas del semen.

El misterio podría empezar a resolverse ahora, con el juicio que avanza en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En la segunda jornada del proceso llegó una declaración clave: la de la médica Elsa Novoa, que entró en contacto con el cuerpo de la víctima la tarde del crimen. "Estaba toda golpeada. No me quedaba claro por qué tenía todo eso", se sinceró la emergentóloga.

El edificio en donde murió Garcilazo.

"En la puerta había un muchacho que pedía auxilio y adentro en la cocina encontré a la paciente fallecida", contó. Garcilazo estaba "fría, con livideces y lesiones, toda traumatizada". Yacía en la cocina, "contra una puerta que daba a un pasillo".

Sosto le había dicho que su madre “se caía todo el tiempo" pero la médica entendió que tenía demasiados hematomas para una caída. Mientras intentaba confirmar la muerte, Novoa tuvo que sentar al sommelier en el comedor, porque "se ponía al lado del cadáver" y entorpecía en su tarea.

Sosto complicó las tareas de asistencia.

El hijo de la víctima está imputado por el crimen. La médica lo describió como “muy especial; estaba muy loco, sudoroso y excitado".

las sospechas

Ayer, con la voz quebrada, había declarado el propio Sosto. El sommelier dijo que no entendía por qué se lo acusaba de parricidio, porque siempre había tenido una "excelente" relación con su madre.

"Me parece una falta de respeto la imputación. Yo soy homosexual desde hace quince años a la fecha. No me gustan las mujeres. Menos las mujeres grandes y mucho menos una persona que es mi madre", había justificado durante una de las indagatorias.

“Soy homosexual desde hace 15 años”, se defendió el acusado.

Sosto era dueño del restaurante Lucky Luciano en Palermo y ex presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers.