Menu Big Bang! News
Policiales Doble crimen de Ecuador

La pelea entre la familia de las víctimas y la fiscalía de Ecuador

Aunque todavía no asumieron de modo formal su rol como querellantes, los familiares de Marina Menegazzo y María José Coni iniciaron desde la ciudad de Guayaquil una investigación paralela. ¿En qué discrepan y por qué cuestionan la versión oficial?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La última vez que las familias tuvieron contacto con Marina Menegazzo (21) y María José Coni (21) fue el lunes 22 de febrero a las 14 horas. Según su itinerario, las chicas tenían planeado abandonar Montañita esa tarde en uno de los micros de mediana distancia que unen la ciudad balnearia con Guayaquil, ubicada a 170 kilómetros de distancia. El costo del pasaje es de sólo seis dólares por persona y la duración del viaje es de cuatro horas. Pero algo pasó y las chicas nunca se subieron al “bus”.

“Pareciera que en el expediente las cosas van apareciendo a medida que nos vamos enterando nosotros, con nuestra propia investigación

Marina y María José desaparecieron el lunes 22 de febrero a las dos de la tarde en Montañita.

Cuando las jóvenes dejaron de responder los mensajes de Whatsapp, los Menegazzo y Coni comenzaron una búsqueda desde la Argentina que duraría siete días. Sin certezas ni información oficial, Marcos Menegazzo, hermano mayor de Marina, viajó el domingo 28 a Ecuador junto a su cuñado, Cristian Pisani, para fortalecer desde allí la búsqueda.

La peor de las noticias los encontró en la escala aérea de Chile. Allí, Marcos se enteró del tweet con el que el ministro del Interior ecuatoriano, José Serrano Salgado, anunciaba el hallazgo de los dos cuerpos en las afueras de Montañita. “Hace pocos minutos he hablado con los padres de las jóvenes argentinas desaparecidas y he tenido que darles la fatal noticia de que las hemos encontrado sin vida con traumas en la cabeza”, precisó.

 Galo Chiriboga Zambrano, fiscal general de Ecuador, es quien lidera la investigación oficial.

A partir de ese momento, las líneas de investigación se bifurcaron. Mientras que el Gobierno de Rafael Correa insistía en que los cuerpos encontrados en Manglaralto correspondían a los de las mochileras desaparecidas, la familia no pudo reconocer los cadáveres -por el avanzado nivel de descomposición que presentaban- y comenzó a poner en duda todas y cada una de las pericias realizadas por los especialistas ecuatorianos.

Marcos Menegazzo viajó a Ecuador a buscar a su hermana y, cuando estaba de escala en Chile, escuchó el anuncio del asesinato.

Gladys Steffani, la madre de María José, viajó junto a su hijo menor, Felipe, para reforzar la investigación que había comenzado días atrás Marcos. Los Menegazzo y los Coni realizaron sus propias visitas a la escena del crimen, recorrieron Montañita, sumaron testimonios y aportaron datos claves a la investigación, hasta ese entonces no considerados por los ecuatorianos.

La casa de Mina Ponce en la que, según la investigación oficial, Marina y María José fueron asesinadas.

Distintos elementos y visiones del caso hicieron que se trazaran dos líneas de investigación antagónicas. ¿Cuáles son los elementos que le permiten a la familia poner en duda la versión oficial del crimen? Según el testimonio que un joven cordobés le acercó a Marcos, las chicas fueron vistas con vida el lunes a las diez y media de la noche en el centro. “Se contactó con nosotros y nos dijo que las vio a las chicas antes de ir a la fiesta Full Moon en ese horario”, advirtió desde Ecuador el hermano de Marina en diálogo con La Nación.

Felipe Coni y Gladys Steffani realizaron un recorrido alternativo por Montañita.

En tanto, la investigación ecuatoriana sostiene que las chicas abandonaron temprano el bar La Abogadita y se dirigieron en taxi rumbo a la casa de Mina Ponce, el vigilante comunal que, tras ser detenido, declaró haberlas matado, pese a que por estas horas su defensa asegura que lo hizo bajo la presión de una red narco colombiana. Cerca de las dos de la mañana, el hombre habría regresado a su casa y asesinado a las jóvenes.

“Es imposible creer la versión oficial. Si las chicas no pudieron hacer dedo el lunes a la tarde, perdieron el micro y estuvieron en la casa de Mina Ponce, no tiene sentido que se queden ahí cuando a la misma hora está la mejor fiesta del mes

Caña Grill, uno de los bares preferidos de las mochileras mendocinas en Ecuador.

Es imposible creer la versión oficial. Si las chicas no pudieron hacer dedo el lunes a la tarde, perdieron el micro y estuvieron en la casa de Mina Ponce, no tiene sentido que se queden ahí cuando a la misma hora está la mejor fiesta del mes, gratis, en el lugar donde estuvieron de vacaciones varios días y en donde conocían a todo el mundo”, analizó Marcos.

Los familiares de las chicas no creen en el testimonio del taxista quien, una semana después del hallazgo del crimen, declaró haber llevado a las turistas a la casa en la que, según la versión oficial, encontraron la muerte. Según su relato, el hombre se detuvo cerca de las 20 en la ruta local y trasladó a las jóvenes y a los dos hombres que permanecen detenidos y acusados por el homicidio, Alberto Segundo Mina Ponce, ni a Aurelio Eduardo Rodríguez.

“El recorrido de las chicas no tenía lógica, por lo que Marcos le anticipó a Cristian que iba a aparecer un taxista

 

El ser humano hace lo posible para buscar el confort, pero siempre termina eligiendo la naturaleza.

Una foto publicada por MARINA MENEGAZZO (@marina.menegazzo) el

Al momento de viajar, los familiares advirtieron que había un cabo suelto en la investigación: ¿cómo se habían trasladado las jóvenes desde el centro de la ciudad hasta la casa en la que encontraron la muerte? “El recorrido de las chicas no tenía lógica, por lo que Marcos le anticipó a Cristian que iba a aparecer un taxista”, advirtió Felipe. “Cuando llegué con mi madre a Montañita y hablamos con un jefe de la Policía, le dijo: ‘Señora, ¿se acuerda de que yo le dije que faltaba algo para cerrar este caso? Hay un taxista que nos contó algo’”, sumó.

 

Regalame un par de ojos nuevos

Una foto publicada por Maria Jose Coni (@mariajose.coni) el

La sosprecha de la familia es que los investigadores locales van “resolviendo sobre la marcha” todas las dudas e incongruencias que ellos marcan sobre la investigación. “Pareciera que en el expediente las cosas van apareciendo a medida que nos vamos enterando nosotros, con nuestra propia investigación", denunció Marcos.

 

Una foto publicada por Maria Jose Coni (@mariajose.coni) el

Una de las premisas fundamentales en las que se basa la “querella extraoficial” para desestimar las detenciones de Mina Ponce y Rodríguez es la presunta existencia de los jóvenes con los que habrían sido vistas las chicas durante sus últimas horas. “Según nos dijo este nuevo testigo (el cordobés), ellas iban con dos chicos, uno con remera negra, ambos de tez blanca”, sumó el hermano de Marina. Llamativamente para las familias, las autoridades ecuatorianas descartaron ese testimonio.