Menu Big Bang! News
Policiales INSEGURIDAD

Ladrones con vestuarista: volvió la moda de robar con uniformes policiales

Los uniformes “truchos” de Gendarmería que llevaban los prófugos del triple crimen puso en evidencia un accionar cada vez más común entre los delincuentes en los últimos meses. Los talleres clandestinos y los casos más recientes. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La escandalosa fuga de los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci con uniformes de la Gendarmería puso en escena una modalidad delictiva que está de vuelta: la existencia de un mercado ilegal dedicado a abastecer a los delincuentes de vestimentas que utilizan las fuerzas de seguridad.

Esta semana, ladrones robaron en dos casas de un country ubicado en el partido bonaerense de Pilar y escaparon llevándose dinero y joyas cuando se activó la alarma de una tercera vivienda que intentaron asaltar. Vestían uniformes policiales.

Los peritos analizan los elementos secuestrados a una banda que hacía falsos controles policiales.

Fuentes policiales dijeron que el hecho fue cometido en la madrugada del lunes, poco después de la una, en el country "La Martinica", en el cruce de las calles El Ñandú y La Martineta, al norte del conurbano, a la altura del kilómetro 54,5 de la ruta Panamericana.

Al menos tres ladrones irrumpieron en el predio luego de hacer un agujero en el alambrado perimetral y robaron en dos casas. 

En diciembre del año pasado, dos sujetos con uniforme de Gendarmería Nacional fueron detenidos en Corrientes por simular operativos y sustraer dinero a los conductores.

Otra modalidad es robar armas y uniformes de fuerzas de seguridad para usarlos en robos.

Otros casos

Más atrás en el tiempo, un taller textil clandestino en el que se confeccionaban prendas similares a las usadas por la Policía bonaerense, fue desarticulado tras un allanamiento realizado en una casa de la localidad de José C. Paz, donde además secuestraron 40 kilos de marihuana, un fusil de asalto, armas y chalecos antibalas.

El operativo fue llevado a cabo por efectivos de la DDI San Isidro, con el apoyo del Grupo Halcón, GAD y el Cuerpo de Infantería, en el marco de una investigación por un crimen.

“Estamos investigando porque en ese crimen los delincuentes usaron ropa similar a la policía que se habría confeccionado en este taller”, indicó uno de los jefes policiales al frente del operativo.

Se cree que consiguen los uniformes gracias a la complicidad de policías corruptos.

Durante el allanamiento se incautaron varias armas de fuego, un chaleco antibala, municiones, maquinas textiles y prendas ya confeccionadas, muchas de ellas similares a las que usan las fuerzas de seguridad.

En el interior también

Otro caso relacionado con uniforme de gendarmes se dio en 2014, cuando una banda de delincuentes que operaba en Córdoba haciéndose pasar por efectivos de la fuerza fueron detenidos y quedaron imputados por encubrimiento y tenencia y portación de arma de guerra.

Sin embargo, en este caso los cabecillas eran verdaderos militares, quienes habrían obtenido las armas, los chalecos y uniformes para operar ilegalmente como agencia de seguridad.

En los allanamientos realizados en ese momento, se secuestraron 12 armas de fuego –entre pistolas, revólveres y escopetas; sin numeración visible–, chalecos antibalas, uniformes y borceguíes.

Uniformes policiales que se usaban para cometer delitos.

También en 2014 un total de 114 personas fueron detenidas, acusadas de integrar bandas de delincuentes que operaban en la zona sur del Gran Buenos Aires

Entre los arrestados había un adolescente de 14 años que se encargaba de alquilar uniformes policiales falsos y hacer “delivery” de armas para que las bandas cometieran delitos.

Tras el megaoperativo realizado, se secuestraron 98 armas de fuego, 22 kilos de droga, dinero en efectivo, autos y motos robadas por bandas delictivas.

Otro hecho de este tipo involucró al promotor pugilístico del campeón mundial Omar Narváez y a dos directivos de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), quienes fueron asaltados por tres hombres vestidos con uniformes.

Los Lanatta y Schillaci tenían uniformes de Gendarmería Nacional.

Las víctimas se desplazaban en una camioneta Porsche 4x4 cuando los falsos agentes de una fuerza de seguridad provincial los detuvieron alegando que venían a alta velocidad.

Los delincuentes golpearon a los ocupantes de la camioneta y les robaron $ 110.000 y US$ 35.000 que llevaban para afrontar los gastos de una pelea que el campeón mundial supermosca.