Menu Big Bang! News
Policiales Femicidio

Los testigos acorralan al asesino del country: "Odia a las mujeres"

Los investigadores creen que el empresario Fernando Farré planeó el asesinato de su ex esposa. Las empleadas domésticas, el portero, un sereno y otros testigos coincidieron en declarar que el asesino era violento y despreciaba a las mujeres.

 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los investigadores siguen analizando las declaraciones de los que fueron testigos de la violencia que ejercía Fernando Farré sobre su esposa, Claudia Schaefer. Una de las empleadas domésticas dijo que “Farré detesta a las mujeres, las odia”. Y esa frase se convirtió en la llave para abrir un baúl de recuerdos de maltratos psicológicos y físicos que cometió el empresario contra su esposa, a quien degolló el viernes 21 de agosto en una casa del country Martindale de Pilar.

Ante la Justicia declararon el portero del edificio, el sereno, la hermana de la víctima, un compañero de trabajo, el jefe y los empleados del country y todos coinciden en lo que la víctima padecía maltratos por parte de quien al final terminó por degollarla.  

Los pesquisas creen que se trató de un crimen premeditado.

“Farré detesta a las mujeres.

María tiene 18 años y desde hace diez meses trabaja como niñera de los hijos de la pareja.  Obtuvo el trabajo porque es prima de la cocinera de la madre de Farré. Ella y Mónica –otra empleada que había trabajado antes para la familia en el departamento de Libertador– declararon ante la fiscal Carolina Carballido y confirmaron que “siempre vieron que Farré era violento”, incluso con ellas. Además, María contó que los chicos, de 13, 11 y 7 años, “le tenían mucho miedo a su padre”.

La mirada de odio, clave para encontrar las motivaciones de una mente compleja.

Cuando la fiscal le preguntó por qué creían que Farré se enojaba y reaccionaba con violencia, precisaron que tiene actitudes de odio, “desprecia a las mujeres”, en palabras de María.

Por otro lado, María confirmó la denuncia que la víctima había hecho en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) donde Schaefer dijo que el empresario le puso una rodilla en la cara para que se quedara quieta. “(…)No me podía mover. Gritaba pidiendo ayuda, los chicos estaban ahí. La empleada también estaba presente”, figura en la denuncia OVD.

 

Mónica fue empleada doméstica de Farré y aseguró que en septiembre del año pasado, cuando lo echaron de la empresa de cosméticos, se agudizó su agresividad. “Vi insultos, golpes y permanentes maltratos”, declaró.

“Vi insultos, golpes y permanentes maltratos.

Ayer, en tanto, Adrián Tenca, defensor de Farré, descartó que los hijos del matrimonio vayan a declarar. Dijo que es “para no revictimizarlos”.

Schaefer y Farré llevaban 15 años de matrimonio. Ella era miembro del directorio de una famosa bodega y él había sido empresario de una empresa de cosmética hasta que lo despidieron. El empresario está detenido en una celda individual de la alcaldía III de Melchor Romero y sólo recibe visitas de su familiares más cercanos.