Menu Big Bang! News
Policiales Policiales

Macabro Sexto Sentido: hay cada vez más casos de asesinos que "escuchan voces"

Son ser crímenes sangrientos llevados adelante por personas con problemas psiquiátricos graves. “En su enorme mayoría responden a un proceso, no es algo agudo”, dicen los especialistas. Pero también pueden ser argumentos de los abogados para atenuar penas. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un grupo de policías en Puente Pueyrredón vivió el horror, en la noche del jueves, de que un hombre se les acercara con un niño de tres años degollado en brazos. Aparentemente fuera de sus cabales, el hombre confesó que la víctima era su hijo y que lo había matado en un ritual ya que en su familia eran “todos delincuentes” y el nene “no tenía futuro”.

El hombre detenido en Puente Pueyrredón.

El caso se suma a una serie de incidentes criminales sucedidos en el último año en los que trastornos mentales evidentes jugaron un papel central en el desarrollo del hecho. Aquí, un repaso cronológico por los más resonantes.

La “bestia de las sierras”

Sebastián Juárez, correntino residente en las sierras de Córdoba, fue detenido en enero del 2015 luego de un espeluznante raid homicida. La policía lo descubrió luego de que asesinara y decapitara cerca de Mina Clavero a Felipe Salinas, de 70 años, y le robara dinero. Más tarde se descubrió que también había matado a golpes a Graciela Miño, una mujer que paseaba por el balneario Sol y Río de Villa Carlos Paz.

Sebastián Juárez pidió que no lo dejaran libre porque estaba “endemoniado”.

Luego de ser encerrado en el pabellón psiquiátrico de la cárcel de Cruz del Eje, Juárez les suplicó a policías y guardias que no lo dejaran libre porque estaba endemoniado. “Si me dejan en libertad tengo que seguir matando porque me lo ordena el Diablo”, repetía. Meses después, fue declarado inimputable por la Justicia a causa de una “multipatología psiquiátrica”.

El fratricida de Tunuyán

En marzo del 2015, en la ciudad salteña de Tunuyán, Pablo Platese (quien sufría esquizofrenia) asesinó a su hermano Guillermo e hirió gravemente a su cuñada mientras ambos dormían. Luego del hecho, huyó y deambuló durante horas en estado de shock.

Guillermo Platese fue asesinado por su hermano esquizofrénico.

Platese estaba internado en el Hospital Tagarelli, de la localidad de Eugenio Bustos, a causa de un cuadro de esquizofrenia agravado por el consumo de drogas. Sin embargo, huyó del lugar días antes del crimen y su hermano lo refugió en su casa. 

Doble homicidio, canibalismo y necrofilia

La pareja formada por Miryam Kowalczuk y Ricardo Klein fue víctima, en septiembre del 2015, de un asesinato ideado y cometido por Leandro Acosta, el hijo de la mujer, en complicidad con su hermanastra y novia Karen Klein, hija de Ricardo.

Luego del homicidio, los cadáveres de las víctimas fueron descuartizados e incinerados. Según la abogada de Acosta, el muchacho incluso habría cometido actos de canibalismo y necrofilia con el cuerpo de su padrastro

Leandro Acosta y Karen Klein, cómplices en el doble crimen.

El asesino, quien adujo que había cometido el crimen a causa de los abusos a los que Klein sometía a toda la familia, sufría una serie de trastornos psiquiátricos y tuvo que ser sometido a sedación intensa durante los días posteriores a su detención.

Delirio alucinatorio

Declarada como insana luego de la pericia judicial, Claudia Ercoreca se convirtió en la protagonista de un caso que, aún sucedido en el primer mes del 2016, seguro será uno de los más resonantes del año

La mujer, junto a su pareja Germán Fitzi y sus dos hijos, fueron noticia primero por desaparecer durante un mes. Al ser hallados en la localidad costera de Santa Teresita, se descubrió que la madre de Ercoreca había sido encontrada muerta en su departamento y se acusó a la mujer de dejarla morir de hambre y deshidratación

Claudia Ercoreca, detenida luego de ser encontrada en Santa Teresita.

Luego de declarar que oía “voces del más allá” se determinó que la acusada sufría un síndrome delirante alucinatorio con una temática mística y mágica e “interceptaciones y actos de obediencia típicos de la temática delirante”.

Voces del más allá

El miércoles pasado, mientras tanto, una anciana fue degollada en el barrio porteño de Lugano y, por el hecho, se apresó a su nieto Matías Cantón. El muchacho declaró que voces provenientes del más allá le habían ordenado asesinar a la mujer.

En el departamento del asesino, la Policía encontró documentación que acreditaba su condición de paciente psiquiátrico. Mientras se espera la decisión judicial sobre su imputabilidad, Cantón permanece internado y custodiado por la policía en el área psiquiátrica del Hospital Santojanni.

Productos de un proceso

Según el psiquiatra Hugo Marietán, consultado por BigBang, esta clase de problemas psiquiátricos graves “en su enorme mayoría responden a un proceso, no es algo agudo”. Como explica el especialista, “lo que puede ser agudo es la crisis dentro de ese proceso, que en el caso de la esquizofrenia se llama ‘brote’. En las crisis se pueden dar acciones que sean tanto en contra de la misma persona como de otras. Eso obliga a la internación”.

“Esta clase de problemas psiquiátricos responden a un proceso, no es algo agudo

“Esos son los factores inherentes del proceso interno. Los factores externos, mientras tanto, juegan en relación al estrés y con la forma de que el individuo afectado percibe su propio entorno. Si está delirando percibe de una manera, si no de otra”, continúa Marietán. “El estrés es siempre un precipitante de crisis, y esto se desarrolla por un desequilibrio psíquico grave en el cual la persona pierde control sobre sí misma, y eso lo convierte en una máquina de hacer cualquier cosa. Pierde el criterio”, agrega el especialista.

Y, aunque a veces algunos abogados recurren a la insanía como una razón para intentar conseguir una pena menor para sus defendidos, Marietán asegura que un psiquiatra bien entrenado detecta siempre cuando un trastorno psicológico es fingido. “Un acusado que finge locura tiene pocas chances de éxito”, subraya.