Menu Big Bang! News
Policiales Violencia

"Mataron a un inocente": la historia del joven asesinado en el tiroteo de Barracas

En el hecho murieron un ex policía y un joven. Para los investigadores, la víctima integraba la banda delictiva. Pero su familia reclama justicia. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los disparos comenzaron cerca de las diez de la mañana, en la esquina de Iriarte y Juan Madera, en Barracas. En medio de un intento de robo a la agencia "Mercado de pasajes y encomiendas" murieron dos hombres; un ex policía de la Bonaerense que trabajaba como custodio en la empresa de seguridad privada y otro hombre, que fue señalado como un presunto delincuente.

Se trata de Eduardo Godoy, un joven de 27 años, que vivía en la villa 21-24 y tenía dos hijos de 4 y 6 años. 

Eduardo tiene 27 años.

Los investigadores sostienen que era integrante de la banda. Pero su familia y los vecinos aseguran que era un inocente que pasaba justo caminando por el lugar donde se desató un feroz tiroteo. 

Sobre lo ocurrido, BigBang dialogó con Mérita García, quien era su suegra. "Hay testigos que lo vieron caminar por la calle Luna. Cuando iba a doblar para ir para hacia Juan Madera, para hacer el trámite del documento, no llegó a hacer más de 10 metros. Cayó desplomado, la bala impactó en su cabeza", relata quebrada y sin consuelo. 

Eduardo junto a su madre.

Esta mujer contó que los testigos vieron que en la huida de los asaltantes, los custodios corrieron hacia ellos e iniciaron una balacera. "Uno de los ladrones le disparó a uno de los empleados de seguridad y antes de huir lo remató con dos tiros más y se llevó el arma. En ese momento, comienza el tiroteo. Fueron más de 15 tiros y uno mató a Eduardo", explicó.

Eduardo junto a sus dos hijos, de 4 y 6 años.

El dolor no tiene consuelo. Godoy Segovia nació en Paraguay. Vivía junto a su madre, quien trabaja en un comedor comunitario "Trencito de la vida", a sólo 300 metros del lugar donde mataron a su hijo. 

"Todavía no han podido ni siquiera reconocer el cuerpo. Ni sus hijos saben sobre su muerte, no se lo dijeron a los chicos. Él era su héroe, el gigante fuerte", repasa Mérita recordando algunas de las cosas que decían sus nietos sobre su yerno.

"Mataron a un inocente y queremos justicia

Con algunas changas de albañilería y un segundo trabajo de cobrador de cable en la Villa 21-24, Eduardo mantenía a toda su familia y ayudaba a su madre. "Mataron a un inocente y queremos justicia", finalizó. 

"Todavía no han podido ni siquiera reconocer el cuerpo. Ni sus hijos saben sobre su muerte

Según informaron fuentes policiales, habrían intervenido siete asaltantes en total, pero es una versión que aún está siendo investigada. El robo no llegó a concretarse y las pericias, por haber ex agentes policiales involucrados, quedó a cargo de Gendarmería Nacional.