Menu Big Bang! News
Policiales Triple crimen

Misterio y amenazas: a cuatro años de la desaparición de Pérez Corradi

El autor intelectual del Triple Crimen de General Rodríguez es uno de los hombres más buscado por la Justicia argentina. Para Estados Unidos, fue el nexo entre Argentina y el cartel de Sinaloa.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El 20 de marzo de 2012, Ibar Pérez Corradi, de 38 años, señalado como autor intelectual del Triple Crimen de General Rodríguez, se fugó y desde entonces es uno de los hombres más buscados por la Justicia argentina.

Corradi, uno de los hombres más buscados por la Justicia argentina. 

Su apellido había perdido fuerza en los últimos tiempos, pero la fuga y la posterior caída de su ex socio Martín Lanatta (junto a su hermano Cristian y Víctor Schillaci) lo puso otra vez en el centro de la escena. Sin embargo, Corradi permanece en la clandestinidad y elige posicionarse como una especie de fantasma que amenaza con volver al país y “entregar” nombres vinculados a la política.

La fuga de los condenados por el Triple Crimen volvió a ubicarlo en el centro de atención.

Hoy, lejos del negocio de la efedrina, Corradi amenaza con volver a los tribunales y poner en la mira a hombres vinculados a política que, según detallan los involucrados, tuvieron participación en el Triple Crimen. BigBang resumió la historia del hombre más buscado. 

¿Quién es el hombre más buscado?

Nació el 16 de julio de 1977 y, pese a su corta edad, logró hacerse de una enorme fortuna a través de negocios vinculados al narcotráfico. Hasta comenzar a tejer sus primeros lazos con esta actividad, trabajó como empleado del Banco Nación entre 1996 y 2002, mientras incursionaba en el mercado de medicamentos y preparados para deportistas.

Corradi cosechó una enorme fortuna en pocos años. 

Aquellos que lo conocieron nunca sabían dónde vivía, ni a qué se dedicaba exactamente. Cambiaba de celulares y autos constantemente y se daba el lujo de tener teléfonos satélites. Su actividad comercial comenzó con la venta de suplementos y esteroides para deportistas y fisicoculturistas, importados de España y Tailandia, que luego también exportaba a Brasil.

A fines de 2006 se convirtió en financista y extendió negocios junto a socios dudosos. Su apellido es considerado por la Justicia de Estados Unidos como uno de los narcotraficantes que unió las rutas de la droga que van de la Argentina a México y viceversa. Tiene a su nombre dos sociedades anónimas: Odín Concept SRL, dedicada a la comercialización de principios activos relativos a la industria farmacéutica, y la constructora C&C Building, en sociedad con Martín Eduardo Lanatta.

Corradi y Forza, un vínculo que terminó de la peor manera. 

Néstor Lorenzo, entonces dueño de Droguería San Javier, y Pérez Corradi también fueron socios. Corradi y Lorenzo se conocieron por intermedio de Sebastián Forza, víctima del Triple Crimen de General Rodríguez, quien según publicó el diario Perfil, tenía muy mal vínculo con Corradi.

Para los investigadores del narcotráfico local e internacional fue Pérez Corradi uno de los principales nexos del narco argentino con el Cartel de Sinaloa. De allí su nexo comercial con Martín Lanatta, quien además era socio y acreedor de Forza.

Corradi estuvo preso pero luego fue liberado. A partir de allí desapareció. 

En el 2010 fue procesado por lavado de dinero por el juez Norberto Oyarbide, en el marco de un caso relacionado con falsificación de medicamentos y tráfico de efedrina, en el cual también estaban implicados el empresario Lorenzo, el sindicalista Juan José Zanola y Forza.

Sin embargo, y si bien estuvo detenido preventivamente, nunca pudo finalizarse la investigación en su contra y luego de dos años tuvo que ser liberado al cumplirse el plazo de la prisión preventiva. Desde ese momento, su rastro se esfumó definitivamente a pesar de que es intensamente buscado por Interpol, Policía Federal y las fuerzas de inteligencia del Estado.

Reaparición y misterio

Desde hace dos meses se habla de probable entrega de Corradi, pero eso pareciera estar lejos. Según reveló su abogado Carlos Broitman a BigBang, Corradi lo llamó hace un mes para decirle que quieren matarlo. "Ex espías me buscan para matarme", le dijo el prófugo más buscado a Broitman.

Corradi estuvo preso pero luego fue liberado. A partir de allí desapareció. 

"Quieren que cierre la boca. Estaba todo dado para que se entregue, pero en estas condiciones no lo hará", dijo Broitman. Hace un mes se había anunciado la captura de Corradi en Ciudad del Este, Paraguay, en la Triple Frontera, pero la información fue desmentida. Todo se trató de una confusión y el detenido era un cantante ignoto que supuestamente se parecía al prófugo.

"Quieren matarlo"

El abogado de Ibar Pérez Corradi, Carlos Broitman, teme que su defendido sea asesinado. “Hay gente poderosa que lo quiere ver muerto antes que preso”, dijo a BigBang. Hace poco más de dos meses fue el allanamiento en la casa de la ex mujer del prófugo sospechado de proteger a Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci en la escandalosa fuga de la cárcel de General Alvear, ocurrida el 27 de diciembre de 2015.

“Puede llegar a involucrar a políticos y poderosos”, dijo Broitman aunque no quiso dar nombres. “El allanamiento fue cruel, se trató de un mensaje mafioso par que no abra la boca. No les importó que hubiera menores y una mujer desprotegida. Mataron a dos cachorros, dos perritos que no lastimaron a nadie. Fue un apriete”, dijo Broitman.

Broitman, su abogado, sigue en contacto con Corradi.

 “Quieren tapar todo, lo único que falta es que Pérez Corradi aparezca muerto. Pido que pasen a disponibilidad inmediata a los policías que hicieron ese allanamiento. La última vez que hablé me dijo que lo están buscando por todos lados para matarlo. ¿Quiénes? Dice que son ex espías”, exigió.

“Vamos por las cabezas de estas organizaciones. Pérez Corradi está detrás de todo esto. Esta gente operaba con el cartel de Sinaloa”, declaró hacedos meses el Secretario de Seguridad Eugenio Burzaco al mismo tiempo que remarcó que “había algo más que amigos que ayudaban. Había una banda narcocriminal”. Por Corradi se ofrece una recompensa de dos millones de pesos.