Menu Big Bang! News
Policiales Millones en pocos minutos

Nueva moda delictiva: el "robo mazazo" a la hora de la siesta

Con más de 40 casos en un año, se repite el modus operandi de destruir a mazazos los blindex de los bancos para entrar a robar. El horario de la siesta es el más utilizado por los delincuentes. En diálogo con BigBang, Mario Vitette Sellanes, el cerebro del legendario asalto al Banco Río de Acassuso, analiza la tendencia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El robo del pasado lunes 17 de noviembre en Ciudadela, en el cual dos delincuentes destruyeron a mazazos el blindex de una sucursal del banco Santander Río para llevarse 200 mil dólares, no es una isla aislada en medio del océano. Ese modus operandi, según datos extraoficiales, representa una tendencia: más de 40 bancos han sido robados utilizando la misma idea. Muchos de los robos no duran más de tres minutos.

La Policía lo llama “el robo maza”. Se da en el horario de la siesta.

"Es una modalidad que se dio mucho este año. Los ladrones actúan en el horario de la siesta, poco antes de las tres, justo cuando se retira el dinero de los cajeros. Rompen los vidrios con una maza y se llevan la plata", reveló una fuente policial a BigBang.

"Es una modalidad que se dio mucho este año. Los ladrones actúan en el horario de la siesta, poco antes de las tres, justo cuando se retira el dinero de los cajeros

En el caso de Ciudadela, luego de romper el blindex, la pareja de ladrones redujo a un empleado del banco que se encontraba reponiendo un cajero automático, sustrayéndole el efectivo. Utilizaron una pistola calibre 40, que uno de los delincuentes perdió en la huida y luego fue secuestrada por la Policía. Los dos automóviles conducidos por los ladrones aparecieron abandonados apenas a una cuadra de la sucursal bancaria. 

Los antecedentes

Menos de un mes antes, el 28 de octubre, la víctima fue la sucursal del Banco Francés ubicada en la esquina de Mosconi y San Martín, de La Matanza. Esa vez los ladrones fueron cuatro y sumaron un dato curioso: actuaron con máscaras de payasos.

“Muchos de estos robos no duran más de tres minutos

El blindex del banco, al igual que en Ciudadela, fue destruido con una maza para dejar paso a los delincuentes, armados con fusiles FAL y ametralladoras. Así, la rendición de los empleados fue tarea fácil y los “payachorros” se alzaron con 40 mil pesos sustraídos de dos cajas de atención al público. Luego escaparon en un Renault Fluence negro que fue abandonado a pocas cuadras.

 

Más casos

Otro Banco Francés, en Nueve de Julio y General Madariaga (Lanús), fue robado en agosto por ladrones. Siete cartuchos de dinero que contabilizaban un botín sustancioso de casi un millón y medio de pesos fue el fruto del robo en el que participaron cuatro personas que destrozaron el blindex del sector de cajeros automáticos. 

En julio la acción había tenido como centro a una sucursal del Banco Galicia en Caseros (Av. San Martín al 2800). El desarrollo del robo fue casi calcado al de Ciudadela: rotura del vidrio blindado, reducción del empleado encargado de cargar dinero en los cajeros automáticos y robo de una suma que rondó los 900 mil pesos.

El robo de bancos a mazazos se volvió una moda.

Y sólo habían pasado dos semanas del hecho cuando se registró uno similar en Quilmes, donde el Banco Francés de Av. Los Quilmes y Comandante Franco se vio privado de 20 mil pesos por cinco hombres que se lanzaron a derribar el blindex de la puerta a mazazos. 

El cabecilla caído

Ese mismo mes fue arrestado Adrián Emiliano Ibáñez, sospechoso de liderar una banda que el 12 de junio había asaltado una sucursal del Santander Río en Caballito.

Ese día, Ibáñez y cuatro cómplices destruyeron a mazazos el blindex del local para abordar a la tesorera de la entidad que, al igual que en casi todos los casos anteriores, se encontraba cargando los cajeros automáticos. Aterrada, la empleada había retornado corriendo hacia el interior del banco, dejando atrás dos cartuchos de dinero que fueron sustraídos por los asaltantes. 

Adrián Emiliano Ibáñez, registrado por las cámaras de seguridad del banco.

En esta ocasión la huida fue traumática, ya que el auto conducido por los delincuentes fue interceptado y perseguido por un patrullero de la comisaría 12° de la Policía Federal. La carrera terminó abruptamente cuando los ladrones chocaron un colectivo de la línea 44 y escaparon a pie tiroteándose con los policías y abandonando el botín en el auto.

Uno de los integrantes de la banda resultó herido y terminó detenido. Y el robo fue filmado por las cámaras de seguridad del banco, lo cual permitió determinar que un fusil FAL utilizado en el asalto era el mismo que Ibáñez tenía en su hogar. 

Una opinión desde adentro

Pero, ¿qué opina de esta nueva “moda” delictiva un representante de la “vieja escuela” del robo? Mario Vitette Sellanes, el "cerebro" del legendario asalto al Banco Río de Acassuso en 2006, le ofreció su opinión a BigBang, subrayando que “hay gente que utiliza habilidad y destreza para cometer ilícitos. Y otros que no tienen ni habilidad ni destreza, utilizan la fuerza”.

Vitette fue uno de los miembros de la banda que en 2006 asaltó el Banco Río de Acassuso.

“Hay gente que utiliza habilidad y destreza para cometer ilícitos. Y otros que no tienen ni habilidad, ni destreza: utilizan la fuerza.

“No deja de ser una modalidad. Pero en realidad es como un arrebato, en vez de ser una cartera o un teléfono es una entidad bancaria”, agregó. “Ya saben que no hay policías, que la seguridad privada no está armada y es una manera fácil de conseguir dinero en pocos segundos. Pero, reitero, sin habilidad y sin destreza”, analizó. Por lo visto, los románticos del robo no ven con buenos ojos tanta falta de ingenio.