Menu Big Bang! News
Policiales Doble femicidio

Polémica en Ecuador por la investigación paralela de las mochileras

Gladys Steffani, madre de una de las mendocinas asesinadas en Ecuador, irrumpió sin permiso en una las escenas del crimen y discutió duramente con la policía.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El diario ecuatoriano El Universo cuestionó la actitud de Gladys Steffani, madre de María José Coni, una de las jóvenes asesinadas en Ecuador, al no respetar el cerco de las escenas del crimen e increpar a la policía. “A mí nadie me va a negar que ingrese donde encontraron un cuerpo mutilado, le guste o no les guste”, dijo la mujer al momento de irrumpir en el lugar donde se halló el cadáver de su hija y también el de Marina Menegazzo, su amiga y compañera de viaje.

Gladys Steffani discutió con Víctor Araus, jefe de la Dinased ecuatoriana.

Por su parte, Felipe Coni, hermano de María José, también discutió con Víctor Araus, jefe de la Dinased (Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Desapariciones, Extorsión y Secuestros de Personas) por no hallar los dos cuerpos el mismo día. “¿Cómo puede ser que no encuentren un cuerpo que está acá y el otro a 15 metros? ¿Qué clase de peritaje es el que hacen?”, preguntó el joven.

Steffani y su hijo, además, visitaron el hostal JN, donde se hospedaron las chicas, y al bar Sin Fronteras, lugar donde María José y Mariana pasaron su última noche con vida. La dueña del establecimiento le contó a la mujer que las jóvenes nunca entraron al bar, sino que estaban afuera “haciendo con el dedo” para que las llevara algún automovil y que allí se encontraron con los dos sospechosos del crimen. 

“Montañita no es un sitio peligroso”

Mirko Rodic, presidente del Centro Ecuatoriano Argentino, defendió a Montañita.

Mientras tanto, Mirko Rodic, presidente del Centro Ecuatoriano Argentino, declaró en una charla radial que Montañita “no es un sitio peligroso” y que este es el primer hecho de esas características que sucedió en los 39 años que él lleva en el país.

“Vienen entre 11 y 12 mil chicos solo de Argentina. En nueve, 10 años, son 150-200 mil chicos que han venido, nunca ha habido un acto violento”, relató agregando que “lo peor que puede pasar en estos hechos es que queden dudas, Ecuador tiene que ser muy flexible en eso”.