Menu Big Bang! News
Policiales Asesinato

Qué es de la vida del médico que mató a un ladrón en Loma Hermosa

Asesinó de cuatro disparos a Ricardo "Nunu" Krabler en agosto del año pasado. Dijo que estaba arrepentido, aunque no se acordaba el nombre de la víctima. Irá a juicio oral agravado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Si bien él aseguró que cometió el crimen en defensa propia, la fiscal no le creyó. Y, así, el médico Lino Villar Cataldo irá a juicio oral acusado de homicidio agravado luego de matar el año pasado a Ricardo "Nunu" Krabler, quien pretendía robarle su auto en Loma Hermosa. 

vilalr_cataldo
Lino Villar Cataldo irá a juicio con una figura penal muy complicada. 

"En su afán de retener su automóvil ha afectado el bien jurídico de más valor, es decir la vida", señaló en su dictamen Diana Mayko, la fiscal del caso. "No resulta necesario, ni racional ultimar al ladrón para recuperar el botín".

Para la funcionaria judicial, la acción de Villar Cataldo fue "desmedida" ya que cuando asesinó a Krabler no estaba en riesgo su propia vida sino "el derecho de propiedad que tenía respecto al automóvil asegurado".

El médico aguardará el juicio en libertad, aunque estuvo detenido varios días luego del hecho. Eventualmente, el juez Lucas Oyhanarte lo excarceló después de determinar que sufría un problema de salud y no presentaba antecedentes penales. Si se lo encuentra culpable, podría afrontar una pena de hasta 25 años de prisión.

Nunca regresó a su casa. Los vecinos no saben qué pasó con él, ni con su familia, quienes abandonaron el barrio días después del crimen por temor a represalias.

¿Por qué fue homicidio agravado?

El crimen tuvo lugar el 26 de agosto del 2016 cuando Villar Cataldo salía de su consultorio ubicado en Ombú 6865 de Loma Hermosa.

Allí, Krabler lo atacó de un culatazo en la cabeza y se subió al auto, momento en el cual el médico le disparó cuatro veces con una pistola Bersa calibre 9 milímetros. 

Aunque Villar Cataldo aseguró que guardaba su arma en el cantero de la reja del inmueble, la fiscal Mayko dudó de esta declaración: para ella, tenía su pistola encima. 

Al mismo tiempo, el pistolón que portaba Krabler quedó abajo de su cuerpo luego de que el médico le disparara. Algo que indicaría que el ladrón estaba sentado sobre ella y disponiéndose a abandonar el lugar al volante del auto. 

Así, aunque Villar Cataldo declaró que asesinó al asaltante porque estaba en peligro su vida, para Mayko "es imposible que Krabler le haya estado apuntando a través de la ventanilla de la puerta del conductor" porque en ese caso "el arma se debería haber hallado en el pavimento” y no debajo del cadáver.