Menu Big Bang! News
Policiales Inseguridad

Robo de identidad: un peligroso delito que crece a diario

El 60 por ciento de las denuncias recibidas en el Centro de Asistencia a la Víctima de Robo de Identidad se corresponde con estafas que bandas delictivas realizan con datos verdaderos. Qué hacer, dónde recurrir, cómo actuar y qué este delito que crece día a día, el robo de identidad.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Fernando García Aberkorn se despertó sobresaltado cuando sonó el teléfono. Era su mamá, que le pedía que se acerque hasta su casa porque dos personas preguntaban por él en malos términos. Lo acusaban de estafador. El muchacho, de 35 años, se vistió rápido y -al llegar- vio como los acusadores se agarraban la cabeza. “Vos no sos García Aberkorn”, le dijeron. “Yo soy yo”, respondió, en un diálogo que bien podría haber salido de una comedia. El joven mostró el DNI y así calmó las aguas. Terminaron todos en la comisaría.

Los delincuentes se hacen de datos verdaderos y falsifican identidades para estafar. 

García Aberkorn es víctima de un delito que se conoce como robo de identidad. Una banda sustrajo sus datos, le falsificó el DNI. Usan su nombre, apellido, domicilio y número pero con la foto de otro fulano, que se presenta con ese documento personal a comprar camiones viejos. Los modelos elegidos son 1978 o 1980, vehículos por los que sus dueños piden alrededor de 160.000 mil pesos. Les entregan 4 cheques diferidos: uno a 30, otro a 45, 60 y 90 días. Por esa modalidad de pago ofrecen más de lo que les piden. Pero tienen una salvedad: necesitan el camión urgente para empezar a plottearlo y realizar el trabajo de puesta a punto. “Me llevo el camión y te dejo los cheques. Cuando se acredita el primero vengo a buscar la documentación probatoria (cédula verde, título). Total no lo quiero para ponerlo en la calle”. 

Esta banda compraba camiones modelo 1978 o 1980 con cheques e identidad apócrifa. 

Pero los cheques nunca se acreditan. Y los estafados se presentan en la casa de Fernando García Aberkorn, el verdadero, a reclamar por la estafa cometida por Fernando García Aberkorn, el falso. Esta modalidad se repitió en no menos de 4 oportunidades, con damnificados de Boulogne, Munro, Berisso y Olavarría

El Centro de Asistencia a la Víctima de Robo de Identidad informa que reciben 60% de consultas. 

En el Centro de Asistencia a la Víctima de Robo de Identidad, perteneciente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, informan que el 60 por ciento de las consultas recibidas son por este tema, y que hay un elevado número de denuncias por robo de identidad virtual o sustracción de documento para solicitar créditos o préstamos. Incluso para montar empresas fantasma. Usan los datos de cualquiera para llevar a cabo un accionar delictivo.

El Fernando falso difiere anatómicamente del Fernando real: uno es bajito y morocho, el otro es alto y rubio. 

García Aberkorn se presentó en comisarías y fiscalías, pero no le tomaban la denuncia. Si los estafados denunciaban penalmente el hecho, el seguro no les cubría la totalidad del camión; si lo denuncian como robado, sí. Entonces la víctima de robo de identidad se vio desprotegido. En el Centro de Asistencia a la Víctima confirman que se tiene que iniciar una causa penal porque al menos hay dos delitos: falsificación de documento público y estafa. Recomiendan también cuidar los documentos y, en caso de perderlos, acercarse a la comisaría. 

Fernando se levanta todos los días pensando cuándo van a volver a tocarle el timbre.