Menu Big Bang! News
Temen que el femicida de Rosana Galliano atente contra sus hijos

Policiales Drama

Temen que el femicida de Rosana Galliano atente contra sus hijos

José Arce fue condenado por el femicicio de Galliano y hasta ahora tuvo la tenencia de los dos hijos de la pareja. La familia materna reclamará hoy el cuidado de los niños pero temen que antes de entregarlos él les haga daño.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Temo por la vida de mis sobrinos, quedó firme la condena por el crimen de mi hermana y (José) Arce no se quedará con los brazos cruzados. Él perdió la patria potestad y queremos ya a los niños con nosotros”, dijo Oscar Galliano, hermano de Rosana asesinada en 2008.

Sus palabras surgieron luego de enterarse de que la condena a prisión perpetua a Arce por instigar al crimen de su mujer Rosana quedó firme después de que la Corte Suprema rechazara su último recurso.

El hermano de Rosana junto a sus sobrinos, hace 8 meses atrás.

Arce fue condenado por asesinar a su esposa y madre de sus hijos. Tiene el beneficio de la prisión domiciliaria, con tobillera electrónica, junto a su madre de casi 90 años, condenada por ser la financista del homicidio, y los dos hijos de la pareja, que hoy tienen 11 y casi 13 años en una quinta de Astolfi en Pilar.

La familia de Rosana lucha por justicia.

El viernes mediante una resolución, los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda consideraron “inadmisible” la apelación del abogado defensor Roberto Hermo. En el mismo sentido, la Corte dejó firme la condena también a perpetua que recibió Elsa Timotea Aguilar, madre de Arce, y a quien la Justicia consideró instigadora del crimen.

El momento en que fueron detenidos por el crimen.

La familia Galliano se presentará hoy en el Tribunal de Familia con la sentencia firme para solicitar la tenencia de los chicos pero están con temor y sostienen que “los chicos están en peligro”.

“Arce sabe que va a perderlos y que no puede hacer más nada. Me da mucho miedo que les haga algo. A mi hermana le dijo que la iba a matar a ella y a los chicos. En el juicio hubo testigos que declararon que lo escucharon decirlo. A mi hermana ya la mató. Yo no quiero esperar ver si dice la verdad o no”, dijo Oscar a Crónica, que hace tres años que no ve a sus sobrinos porque Arce no lo autoriza. 

“Arce sabe que va a perderlos y que no puede hacer más nada. Me da mucho miedo que les haga algo. A mi hermana le dijo que la iba a matar a ella y a los chicos.

Arce y su madre escucharon el veredicto.

Los únicos que tenían régimen de visita son los abuelos, que podían llevárselos fin de semana por medio. “Pero hace 8 meses que no lo cumple. Mi mamá va a buscarlos y él les dice que los chicos no quieren ir y no la deja verlos. Cuando los llaman a la casa atiende Arce o su mamá siempre, y no le pasan con los nenes. Mi mamá ya le hizo una denuncia por impedimento de contacto. Los nenes le mandaron mensaje de texto diciéndole que la quieren ver”, cuenta el hermano de la víctima.

“Mi mamá ya le hizo una denuncia por impedimento de contacto. Los nenes le mandaron mensaje de texto diciéndole que la quieren ver.

El caso

La joven Rosana Galliano fue asesinada el 16 de enero de 2008 por un grupo de desconocidos en la casa que compartía con Arce, y en momentos en que ella salió para atender una llamada telefónica por falta de señal en la vivienda ubicada en el barrio “El Remanso”, en la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz.

Los hijos de Galliano, en el año en que su madre fue asesinada.

Galliano estaba casada con Arce desde 2001 pero al momento del asesinato se habían separado e iniciado los trámites de divorcio. La noche del crimen, según comprobó la justicia, Arce llamó al celular de Galliano y como dentro de la casa no había señal, la joven salió para atender, momento en que le dispararon seis tiros.

Su esposo y la madre de éste fueron condenados a perpetua por “homicidio calificado por el vínculo y alevosía” por el Tribunal en lo Criminal N° 1 de Zárate-Campana. El fallo luego fue confirmado por la Sala I de la Cámara de Casación bonaerense y por la Suprema Corte provincial.