Menu Big Bang! News
Policiales #NIUNAMENOS

Turnos sexuales y cocaína: los atroces detalles del brutal femicidio de Micaela

Néstor Pavón, el dueño de la gomería y jefe de Sebastián Wagner será indagado hoy. Ambos son considerados coautores de la violación y asesinato de Micaela García. Los detalles de la madrugada del horror.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Drogas en exceso, turnos sexuales y muerte. Esos son los ejes que atravesaron la confesión de Sebastián Wagner, imputado como el coautor del crimen de Micaela García, la joven entrerriana que fue secuestrada el primero de abril cuando volvía de bailar. 

El hombre, que estaba bajo libertad condicional por una condena de 9 años de prisión por otros dos casos de violación, detalló lo que ocurrió esa noche y confirmó las sospechas del fiscal: no actuó solo. Su jefe, Néstor Pavón será indagado hoy como coautor del crimen. 

Wagner contó que junto a Pavón violaron por turnos a Micaela.

El miércoles pasado en la cárcel de Federal (Entre Ríos)Wagner dijo que consumió mucho alcohol y que estaba bajo los efectos de las drogas, debido a su adicción a la cocaína. Según los testigos, en más de una oportunidad se quebró y lloró ante el fiscal Ignacio Telenta.

En su relato, detalló la madrugada del horror. Wagner confesó haber abusado y asesinado a Micaela junto a Pavón. Ambos salieron a dar vueltas en la camioneta Renault 18 break. Luego de una noche de excesos, dieron vueltas por el centro y se cruzaron con Micaela, que volvía a su casa "pateando", tal como escribió en el último mensaje que le envió a su novio.

Pavón lavó la camioneta junto a su hijo de 13 años.

Los hombres la metieron en la camioneta a la fuerza. En el trayecto al balneario Paso de Alonso, Wagner y Pavón se turnaron para violarla y la mataron. Una vez en ese lugar arrojaron el short y la remera de la víctima, junto a una soga que habrían utilizado para retenerla.

A Micaela la encontraron sin vida a dos kilómetros y medio de ahí, camino a la localidad de Victoria, en un campo de espesa vegetación.

La joven estaba desnuda y semi enterrada. Por el avanzado estado de descomposición, los investigadores perdieron la posibilidad de obtener una prueba científica clave: el ADN para identificar a los vinculados en el ataque sexual.  

Micaela caminaba hacia su casa luego de ir a bailar con amigas.

"El caso prácticamente está cerrado", dijo el procurador general de Entre Ríos, José Amílcar García, según publica el diario Clarín.

"Tenemos a los dos imputados principales como coautores del homicidio triplemente calificado y también tenemos a las personas que colaboraron en la fuga de Wagner de Gualeguay". 

Por otro lado, el procurador sostiene que "es imposible que esto lo haya hecho una sola persona". "El mismo secuestro implica la necesidad de dos personas. La víctima era estudiante de Educación Física. Es obra de dos, uno sólo no hubiera podido con ella, además de todos los otros indicadores que tenemos", afirmó el jefe de los fiscales de Entre Ríos. 

Wagner contó con la ayuda de la pareja de su madre.

LA UNIÓN DE LOS AUTORES

Pavón es el dueño del lavadero de camiones y gomería ubicado en el cruce de las rutas 11 y 12, en Gualeguay. Allí apareció la camioneta en la que retuvieron, violaron y asesinaron a Micaela.

Los investigadores tienen pruebas que se condicen con los dichos de Wagner. Según revelaron, cuentan con elementos probatorios que ubican a Pavón y Wagner tomando alcohol y consumiendo cocaína antes de retener a Micaela. Además, comprobaron que luego de cometer los delitos por los que se los acusa a ambos, el hijo de Pavón, de 13 años, fue quien ayudó a lavar y aspirar la camioneta.

Fabián Ehcosor, el concubino de la madre de Wagner.

Como si fuera poco, el dueño de la gomería fue el nexo con el camionero que llevó hasta Campana a Wagner
Una vez en esa ciudad, Wagner llamó a su madre y habló con el concubino de esta, un ex policía local Fabián Ehcosor, quien ahora permanece detenido por encubrimiento. 

Para Wagner y Pavón se prevé una pena de prisión perpetua por “abuso sexual con acceso carnal y el posterior homicidio calificado por alevosía, por femicidio y criminis causae”.