Menu Big Bang! News
Policiales Salidera bancaria

Un custodio le ganó de mano a un motochorro y lo mató

El  hecho ocurrió en Palermo, cuando los ocupantes de una camioneta estuvieron a punto de ser asaltados, luego de haber retirado dinero del banco. Pero uno de los hombres reaccionó cuando le rompieron el vidrio y disparó antes que el ladrón.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un "motochorro" murió esta tarde en Palermo de un balazo en el pecho, cuando habría intentado robarle al conductor de un vehículo que momentos antes había salido de un banco.

Según se indicó, el hombre vio que le rompieron el vidrio de la camioneta Volkswagen Amarok y tomó un arma que portaba y le disparó al delincuente.

El motociclista cayó al piso, con un tiro en el pecho, en la esquina de la calle Carranza y Paraguay, en el barrio de Palermo. Vecinos dijeron que el fallecido iba a acompañado por un cómplice que escapó del lugar.

Los ladrones los habrían seguido desde que salieron del banco en el microcentro.

Trascendió que el hombre que disparó sería un custodio de una empresa privada que se presentó ante la Policía y aseguró que quiso defenderse del robo. 

Según el testimonio de vecinos, era dos las personas que circulaba en la camioneta que fueron sorprendidos por los motochorros. Poco después de sucedido el episodio, las dos personas que viajaban en la camioneta se presentaron en la comisaría n°31, entregaron el arma y quedaron demorados.

Una de las hipótesis que se manejaba apuntaba a una salidera bancaria, donde los delincuentes habrían seguido a los de la camioneta desde el centro porteño, de una lugar ubicado en la calle San Martín y la avenida Corrientes.

Al llegar a Carranza al 2200, los motochorros habrían llegado a romper el vidrio de la camioneta con un elemento contundente. Uno de los ocupantes de la camioneta efectuó un disparo que dio en el cuello de quien conducía la moto.

Los malvivientes transitaron unos 50 metros más a bordo de la moto, al llegar a la esquina se cayeron, uno murió y el otro se alejó corriendo del lugar, según los testigos.