Menu Big Bang! News
Policiales delito lucrativo

Viaje al interior de un kiosco de drogas: 300 llamadas y ventas por $50 mil diarios

Hay 13 detenidos por “comercio agravado de estupefacientes” en Mar del Plata. El búnker por dentro: sustancias, armas, transporte y celulares. Cómo funciona el programa informático anti-drogas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Nueve hombres, cuatro mujeres, 300 llamadas y 50 mil pesos por día. Así funcionaba el “kiosco” de droga desarticulado ayer por la Policía Bonaerense en Mar del Plata.

Luego de 20 allanamientos simultáneos en la ciudad balnearia, fueron detenidas 13 personas y se secuestraron 200 mil pesos en efectivo, diez armas de fuego, diez vehículos y los estupefacientes preparados para el “delivery”.

El fiscal general de Mar del Plata detalló cómo hicieron para desbaratar la banda de narco-delivery.

La banda se dedicaba al reparto exprés de cocaína en la zona céntrica y alrededores de la ciudad balnearia. Mientras continúan buscando a otros tres sospechosos ya identificados, las trece personas detenidas fueron imputadas por los delitos de “comercio agravado de estupefacientes” y “tenencias de armas”. La mayoría tiene antecedentes similares.

La “nube” de un dealer: el gráfico muestra las llamadas que recibía uno de los imputados.

“Lo más importante de la investigación es que pone de manifiesto el impacto que cada kiosco provoca en la sociedad”, afirmó el fiscal general del Departamento Judicial Mar del Plata, Fabián Fernández Garello. Y declaró a Télam: “La situación es muy preocupante en lo referido a la salud pública y la violencia social: los adictos muchas veces delinquen para conseguir más y más dinero”.

La Bonaerense realizó 20 allanamientos simultáneos para luego detener a 13 personas.

La investigación no fue una tarea sencilla: la Procuración General bonaerense analizó durante cuatro meses un total de 200 mil entrecruzamientos telefónicos. Para eso, el Departamento Judicial Mar del Plata utilizó el programa informático I2 para acelerar el proceso de las llamadas entre el “kiosco” y los clientes. Es la primera vez se aplica en una investigación de narcotráfico.

I2 es todavía una tecnología muy costosa 10 mil dólares por cada copia del programa. Por eso, la Procuración General bonaerense ya trabaja para desarrollar un programa propio, para luego distribuirlo sin costo alguno a los 18 departamentos judiciales de la provincia. “Esperamos contar que la colaboración del Conicet”, avisó Fabían Fernández Garello.

Por último, pidió una ley para regular el acceso a los chips de los celulares para que los delincuentes no puedan continuar “trabajando” con decenas de números no registrados a su nombre.