Menu Big Bang! News
Política El presidente, sobreseído

Alivio presidencial: Mauricio Macri fue sobreseído en la causa por las escuchas

La causa había sido iniciada en 2009. Se acusaba al entonces jefe de Gobierno porteño de espiar a su ex cuñado, Néstor Leonardo, y a Sergio Burstein, familiar de una de las víctimas del atentado a la AMIA. El juez Casanello concluyó en que no había “siquiera una prueba directa” contra Macri. En la causa hay quedan otros once imputados.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El juez Federal Sebastián Casanello finalmente sobreseyó a Mauricio Macri en la causa por la que se encontraba procesado por la supuesta red de escuchas ilegales, cuando era jefe de Gobierno porteño. El fiscal había considerado tres semanas atrás que no existían pruebas para solicitar el juicio oral, y le había pedido al magistrado que se expida.

Se trata de la causa por las escuchas telefónicas en las que el presidente estaba procesado por espiar a su ex cuñado, Néstor Leonardo; y a Sergio Burstein, familiar de una de las víctimas del atentado a la AMIA. El juez tomó la decisión luego de que el fiscal Jorge Di Lello señalara tres semanas atrás que no había pruebas que involucren al mandatario en el episodio.

En 2009, el presidente había sido procesado en la causa por las escuchas ilegales.

En ese entonces, Di Lello le había pedido a Casanello que sobresea a Macri. Finalmente, el magistrado concluyó en que no había pruebas en contra del presidente. De todos modos, los denunciantes pueden apelar el fallo. Además, la causa sigue abierta y tiene otros once imputados, entre los que se destaca el ex espía Ciro James.

El juez Federal Sebastián Casanello decidió sobreseer a Macri en la causa de las escuchas.

En este sentido, el fallo firmado por el juez Casanello asegura que correspondía “desvincular definitivamente a Mauricio Macri” de esa investigación. El magistrado sostuvo que no había “siquiera una prueba directa” que acreditara que Macri había ordenado escuchar a su ex cuñado ni a Burstein. Además, sostiene que tampoco había pruebas para “adjudicarle formar parte de una asociación ilícita dedicada al espionaje clandestino”.