Menu Big Bang! News
Política Escándalo internacional

Almodóvar se defiende de los Panamá Papers y amenaza al periodismo

El director de cine español fue una de las personalidades mencionadas en la investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. “Tengo al corriente todas mis obligaciones tributarias”, se defendió y amenazó con iniciar acciones legales.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Estalló. Después de que su nombre apareciera en la nómina de los famosos acusados de presidir sociedades offshore en el mundo, Pedro Almodóvar puso el grito en el cielo. El director de cine emitió un comunicado en el que si bien no desmiente la información, aclara que tiene “al corriente” sus obligaciones tributarias y amenazó con iniciar acciones judiciales contra quienes lo acusen de lo contrario.

El director español amenaza con iniciar acciones legales.

Según se desprende de los más de 11 millones de documentos del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca, firma especializada en crear sociedades en paraísos fiscales, el director de cine y su hermano, Agustín, dieron de alta en junio de 1991 la sociedad Glen Valley Corporation, registrada en las Islas Vírgenes.

"Queremos poner de manifiesto que tanto Pedro como yo mismo nos encontramos al corriente de nuestras obligaciones tributarias

Agustín, hermano del director de cine, es su socio comercial desde 1988.

Tanto mi hermano como yo mismo no tenemos comentarios que hacer al respecto. En todo caso, ante las posibles insinuaciones que pudieran derivarse de la información de la que disponen, queremos poner de manifiesto que tanto Pedro como yo mismo nos encontramos al corriente de nuestras obligaciones tributarias”, explica el comunicado emitido en conjunto por los hermanos Almodóvar.

"Queremos advertirles de que estaremos atentos al contenido de la información que se publique de cara a los juicios de valor que pudieran realizarse con vulneración de nuestros derechos

Y, de cara a la repercusión mundial, advirtieron: “Finalmente queremos advertirles de que estaremos atentos al contenido de la información que se publique de cara a los juicios de valor que pudieran realizarse con vulneración de nuestros derechos”.

La sociedad de la polémica

La sociedad fue abierta por el despacho suizo Unifinter y se creó después de la película Tacones lejanos, la quinta de su carrera, pero la primera en generar repercusiones por fuera de su país natal y por la que facturó 5.2 millones de euros. Cinco años antes, el filme Mujeres al borde de un ataque de nervios había generado ganancias por 7 millones de euros, mientras que por Átame recibió 3.1 millones.

La firma panameña Mossack Fonseca en la mira.
Los documentos precisan que la firma se mantuvo activa desde el 22 de marzo de 1991 hasta el 11 de noviembre de 1994. El capital social inicial fueron 50 mil dólares repartidos en 50 mil acciones. Es decir: un dólar por acción. La cuenta fue cerrada por incumplir con el pago de las tasas de mantenimiento (750 dólares anuales).