Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Política Fin de la guerra interna

Aníbal F.: "Con Domínguez somos amigos"

Tras los cruces y las acusaciones de campaña, y después de haber ganado la interna en la Provincia, Fernández se reunió con Julián Domínguez. “Llegó la hora de juntarnos”, anunció y desmintió que se hayan reconciliado por pedido de Cristina.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Línea de fuego interna”, “vino desde adentro”, “vamos arriba por ocho puntos”, “baño de humildad”. La previa de las PASO entre los candidatos del Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires fue más que caliente. Desde que se oficializaron los precandidatos a gobernador en junio, entre los dirigentes de ambos espacios peronistas hubo acusaciones cruzadas y cuestionamientos de todo tipo. En la última semana, tras la denuncia que relacionaba a Aníbal Fernández con la mafia de los medicamentos en un informe televisivo de Jorge Lanata, el jefe de Gabinete apuntó - sin dar nombres - contra su rival en la interna, Julián Domínguez. “Vino desde adentro”, reconoció la semana pasada en diálogo con La Red.

Aníbal F., Domínguez y Espinoza olvidaron diferencias y se reconciliariaron.

Fin de la guerra

Pero atrás quedaron las diferencias. Ayer, en una reunión en Casa Rosada, después de ganar la interna K por dos puntos, Fernández recibió a sus rivales Julián Domínguez y Fernando Espinoza. Según versiones, el encuentro fue digitado por la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con el objetivo de mostrar una imagen de unidad de cara a la campaña en las elecciones de octubre. Desde que se inició la disputa interna, todos los candidatos señalaron que el que pierda, acompañará al otro. Aunque Aníbal lo desmintió: “No hubo un pedido de Cristina”.

“Con Fernando y con Julián somos amigos desde hace muchos años; el caballo, cuando llega a la meta, se relaja. Lo repito: con Julián (Domínguez) somos amigos y haremos cosas juntos. Llegó el momento de juntarse", dijo hoy Aníbal Fernández.

“Si cometí algún error que pudo lastimar al otro, lo mejor fue pedir perdón y hacer las cosas juntos, sin facturar, sino termina siempre mal. Me llamó Domínguez y luego Fernando (Espinoza), así que nos juntamos”, remarcó Fernández ayer.

Sin rencores

En este sentido, el jefe de Gabinete señaló esta mañana que no fue un encuentro para “revolver nada, porque no sirve”. Y agregó que “hacer las cosas juntos era lo mejor, sin pasar facturas y no saber cómo puede terminar el tema”. Fernández indicó que “la charla fue muy amena” y que tanto él como su compañero de fórmula, Martin Sabbatella, se fueron muy reconfortados.

“Con Fernando y Julián somos amigos desde hace años

Uno de los objetivos del encuentro entre ambas fórmulas fue para señalar la intención de “trabajar juntos para obtener el triunfo en las elecciones de octubre”. La reunión fue ayer antes de las 17, luego de que Fernández recibiera un llamado telefónico de Domínguez para felicitarlo por el resultado. Ayer también hubo una reunión entre la fórmula que superó las PASO con la Cristina Fernández y el secretario de la presidencia, Wado de Pedro.

 

CIFRAS

Los números obtenidos el domingo contentaron a Fernández. Si bien la brecha entre ambos candidatos no fue tan amplia, esta mañana el jefe de Gabinete señaló que quedó conforme. “Hay una diferencia de entre 160 y 180 mil votos”, informó en su habitual conferencia de prensa.

De todos modos, el funcionario esperaba una diferencia aún mayor. Semanas antes de las elecciones, al responder al cuestionamiento de Espinoza, quien le había pedido que decline su candidatura, dijo que las encuestas lo mostraban “31 a 8”. “¿Y el que se tiene que bajar soy yo?”, se preguntó ante los periodistas aquella mañana de julio. El escrutinio provisorio de las PASO del domingo le dio a Aníbal un 55 por ciento, contra el 44 obtenido por Domínguez.