Menu Big Bang! News
Política Cuadros y aroma, distintos

Armonía PRO: Macri ordenó una "limpieza espiritual" de su oficina

Lo ordenó el presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien sufría de fuertes dolores de cabeza. Modificó la ambientación y aromatización del despacho que utilizó Cristina Fernández de Kirchner durante ocho años. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, ordenó una limpieza profunda en su despacho en la Casa Rosada. Las tareas no sólo incluyeron una remodelación y la quita de los cuadros que había colocado Cristina Fernández de Kirchner, sino además una serie actividades espirituales.

Aunque no se sabe si fue gracias al paso de su guía budista, apodada como La Maestra, a quien sigue frecuentando aún tras asumir como presidente, sí se supo que durante el viaje del mandatario en el Foro Económico de Davos, su despacho de la Casa Rosada fue epicentro de tres “limpiezas energéticas” con el objetivo de renovar los aires.

Nueva mesa, un cuadro del obelisco y obras de arte modernas: así luce el despacho de Macri.

Ocurre que desde que asumió, Macri padecía fuertes dolores de cabeza para los cuales ningún analgésico hacía efecto. Según reconstruyó Clarín, bajo la pluma de Santiago Fioriti, uno de sus funcionarios de mayor confianza le preguntó si lo primero que haría sería limpiar su despacho: “Sí, ya hay gente que se está ocupando de eso”, contestó el mandatario.

Los procedimientos de “limpieza energética” incluyeron diversas técnicas, algunas vinculadas a la religión y otras no. Además, modificaron la aromatización de la oficina, que abandonó el clásico aroma a vainilla y limón elegido en los tiempos de Cristina como presidenta.

A días de haber asumido, con la ambientación que había heredado de Cristina Kirchner.

Las tareas, además, se llevaron adelante en la Quinta de Olivos, donde se trabaja en otras obras, más grandes, también ordenadas por el presidente, para sentirse cómodo junto a su esposa Juliana Awada y su hija Antonia, con quienes tiene previsto mudarse a la residencia presidencial entre febrero y marzo.

LOS CUADROS, EL EJE DE LOS CAMBIOS

Otra de las renovaciones más notorias en el despacho presidencial está ligada a la ambientación. Cristina había decorado las paredes con cuadros de sus próceres preferidos, como José de San Martín, Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Manuel Dorrego. Se trató de una reforma encarada en 2009, en la que, en ese entonces, se gastaron 90 mil pesos.

Cuadros de próceres y una mesa alargada. Así había ordenado CFK que luzca su despacho.

Ahora, el despacho luce de otra manera. Al presidente no le agradaba el ambiente, creía que se trataba de un museo. “Ahora tiene una imagen más moderna”, reconocieron algunos de los funcionarios que se enteraron de las modificaciones. En lugar de cuadros con próceres, Macri colocó obras del pintor Luis Benedit, que coleccionaba Amalia Fortabat. También hay una foto del Obelisco.

Además, Macri quitó la mesa rectangular donde tenía sus reuniones la ex presidenta, y colocó una redonda, con menos sillones. Ayer, allí recibió al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

Nuevo look. El presidente ordenó renovar su despacho en la Casa Rosada.

En verdad, se trata de cambios que están incluidos en el marco de un plan más grande, y que tiene que ver con la remodelación mayor: quieren renovar la estructura edilicia de la Rosada y mejorarla. “Nos hemos encontrado con una situación que no esperábamos. Las cucarachas que aparecieron en la cocina son tema recurrente de conversación”, contaron.

“Había una energía muy nociva en el edificio, se notaba fuerte en el despacho de Mauricio”, aseguraron. Ahora, tras la limpieza energética, el presidente asegura que ya no sufre dolores de cabeza.