Menu Big Bang! News
Política Amor tras las rejas

Báez se reconcilió con su ex esposa, que lo visita en prisión

Se divorciaron el año pasado, pero hace dos semanas se volvieron a ver. Ella le lleva comida y toman mate en el pabellón. La estrategia judicial.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Lázaro Báez y su mujer de toda la vida, Norma Calismonte, se divorciaron en noviembre de 2015 y al empresario le notificaron que el divorcio había sido anotado en el Registro Civil el 15 de abril, cuando ya estaba detenido en la cárcel de Ezeiza, por orden del juez federal Sebastián Casanello. Estaba en su peor momento.

Pero volvió el amor, o algo parecido. Hace dos semanas, Norma empezó a visitar a Lázaro en el penal donde se encuentra alojado. El primer encuentro fue muy duro, hubo gritos, reclamos, pases de facturas, pero después de un primer momento se tranquilizaron y volvieron a conversar como en otros momentos, mejores, dijeron fuentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

“El 4 de noviembre de 2015 se interpuso la demanda de divorcio, y el 20 de noviembre del mismo año (a días del balotaje y cuando se daba por descontada la derrota del kirchnerista Daniel Scioli), el Juzgado de Familia N° 2, de Río Gallegos a cargo de Antonio Andrade, decretó la separación vincular entre Lázaro Báez y Norma Calismonte después de más de 30 años de matrimonio”, recordaba meses atrás el diario Clarín.

Y aunque están legalmente divorciados, se han vuelto a ver. Desde ese primer encuentro, las visitas de Norma a su ex marido son periódicas. Lo va a ver a la cárcel todos los fines de semana y cada vez que hay días de visita. Le lleva comida y juntos comparten largas rondas de mate. A veces comparten charlas con Elizabeth Gazaro, la abogada de los hermanos Lanatta, que además es la representante de un compañero de pabellón del empresario patagónico.

Pero pese a que Lázaro y Norma se han vuelto a ver, las situaciones enojosas se generan. Cuentan las fuentes que Norma se encontró en la fila que deben hacer las visitas antes de ingresar con la “amiga” del empresario. Se generó una fuerte discusión, que tuvo como testigos al personal penitenciario y a las otras mujeres que aguardaban su turno. “La otra” quiso ingresar como abogada, pero Norma la reconoció e impidió que pasara el control, dijeron las fuentes del SPF.

Después del arresto de Lázaro, hubo discusiones también en la familia sobre las diversas estrategias. También se decía que los hijos no visitaban al padre. Pero eso también cambió después de Norma, los hijos también han ido a ver a su padre a la cárcel varias veces. Martín, Leandro y Luciana, a veces tiene que ir a los tribunales de Comodoro Py a notificarse de alguna resolución y luego aprovechan para ir a Ezeiza.

baez
Báez fue detenido por orden del juez Casanello.

Báez contrató al abogado Maximiliano Rusconi, semanas atrás, pero la estrategia de conseguir su libertad o, al menos, un arresto domiciliario, no ha dado resultados. Los escritos del letrado no surtieron efectos y el empresario ha comenzado a creer que deberá pasar una larga temporada tras las rejas.

El análisis también alcanza a la situación de los hijos del empresario. También se empiezan a hacer a la idea de que podrían resultar procesados, aunque no se cree que sean detenidos. Cuando se repasa el expediente, también dicen que difícilmente algún juez ordene el arresto de Cristina Kirchner.

La evaluación es que la ex Presidenta presa no le conviene a nadie: el Gobierno, dicen, no tiene ningún interés en que eso ocurra. Por eso el empresario patagónico, amigo de Néstor Kirchner se empieza a resignar que deberá seguir detenido por mucho tiempo más, quizás hasta que se realice el juicio oral. En esa instancia, se deberá probar que hay pruebas para condenarlo.

La esperanza de Báez es que durante el debate oral se puede probar que no hubo ni sobreprecios ni irregularidades en las obras públicas que se le adjudicaron en los doce años de gobiernos kirchneristas. Pese a todo lo que se dijo y al proyecto que actualmente se discute en el Congreso sobre la figura del arrepentido, Lázaro no está dispuesto a abrir la boca para afectar la figura de su amigo muerto.