Menu Big Bang! News
Política elecciones 2015

Barones III: Las increíbles historias de El Panadero y El Parrillero

Dos municipios nuevos, ambos tienen 20 años desde su creación, que fueron escindidos de partidos más grandes para que los gobiernen dos amigos del menemismo de entonces.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los dos municipios fueron creados el mismo año, 1995, por Carlos Menem para que sean gobernador por sus amigos. Malvinas Argentinas, es gobernado desde hace 20 años por Jesús Cariglino, y Ezeiza, desde hace 19 por Alejandro Granados, quien quiere volver. 

“El Negro” panadero

El municipio de Malvinas Argentinas fue creado en 1995 y desde ese día Jesús Cataldo Cariglino, un panadero de Los Polvorines, resultó electo Intendente y no se fue más.  "El Negro", como lo llaman sus allegados, nació en el seno de una familia de origen italiano llegada a Ingeniero Pablo Nogués en el año 1954, cuando esa localidad aún era campo. Al poco tiempo la familia se trasladó a Los Polvorines, donde el actual intendente concurrió a la escuela N° 49, actual N° 18, (estudios terciarios incompletos) y desplegó, desde su juventud, las primeras actividades comerciales como panadero hasta 1993.

Está casado con Estela Invernizzi y es padre de tres hijos: Su hermano Roque es Senador bonaerense. Fue reelecto Intendente por período 1999-2003, por tercera vez el 27 de abril por el período 2003-2007. El 28 de octubre de 2007 fue elegido nuevamente para asumir su cuarto mandato consecutivo en el período 2007-2011. Fue en ese tiempo en que rompió con el kirchnerismo y se dedicó a trabajar en su municipio por la candidatura a diputado de Francisco De Narváez, en 2009.

Llegado 2011, “El Negro” debió luchar para retener el poder del municipio contra el kirchnerismo, que nombró a Luis Vivona, que se desempeñaba como Director Nacional de Deporte Social del ministerio de Desarrollo de Alicia Kirchner, con todo el apoyo económico del gobierno. Sin embargo Cariglino se salió con la suya y retuvo el poder.

A Cariglino le dicen “El Negro”, antes de dedicarse a la política era panadero en Los Polvorines.

Previamente a las PASO de 2011 decidió sumarse al partido que encabeza Eduardo Duhalde (Unión Popular); dejando atrás las filas del kirchnerismo. Ese mismo año inauguró el Hospital Central de Pediatría en su distrito y contó con el apoyo de Mauricio Macri y Miguel Del Sel. Más tarde, en las primarias de agosto solo ganó por 2 puntos de diferencia frente al candidato del FPV, Luis Omar Vivona.

Se registraron graves hechos de violencia entre los partidarios de ambos candidatos en los que hubo heridos de arma blanca y hasta disparos con armas de fuego. Otra característica de esa feroz elección se vivió en las redes sociales, donde supuestos grupos de apoyo a Cariglino surgieron en forma espontánea. Sin embargo, estos enfrentamientos vía redes sociales dejaron en claro que tal espontaneidad no existía, sino que fueron organizados por el oficialismo como otra forma de hacer campaña.

Fue uno de los primeros Intendentes que se unió a Sergio Massa para fundar el Frente Renovador, con la idea de erigirse como candidato a gobernador en las elecciones de 2015. Sin embargo, una vez pasado el triunfo massista en las legislativas de 2013 y cuando se debió comenzar a resolver las candidaturas, Cariglino, al ver que crecía la lista de interesados a la gobernación, resolvió escindirse del massismo y competir por otro período en la intendencia.

io Macri, en una época muy cercano a Cariglino, uno de los asistentes a la inauguración del palacio.

En los 20 años de gestión al frente del municipio, la gestión Cariglino se caracterizó  por una larga lista de hechos, al menos, polémicos. Al comenzar la gestión, en 1996, protagonizó un incidente forzando la entrada al Club Privado CUBA en Villa de Mayo, con un vehículo, que derivó en una denuncia por daños y perjuicios.

Un año después las fuerzas municipales derribaron con camiones y topadoras, garitas y barreras de seguridad privada, las cuales habían sido autorizadas en 1994 por una ordenanza del Concejo Deliberante. En marzo de ese año,  se volvieron a producir incidentes ante la iniciativa de querer talar añosos árboles ubicados en la entrada de la urbanización, según los cuales obstaculizaban el tránsito. Los vecinos frenaron la acción, presentaron un amparo judicial que frenó la acción municipal. El intendente cargó con seis meses de prisión en suspenso por tala indiscriminada.

El polémico Congreso Nacional De Suboficiales Argentinos, que suele realizar sus Congresos en el edificio municipal.

En el año 1999, el municipio compró por $ 7.004.004, mediante una subasta del Ministerio de Defensa, 60 hectáreas de la Compañía de Municiones 601 que pertenecían al Ejército Nacional; hoy conocido como "ex Batallón 601". En el mismo, funcionó el centro clandestino de detención La Casa del Cilindro, según el informe oficial de la CONADEP. La idea del Intendente fue construir el nuevo y moderno palacio municipal. Sin embargo, se dio una profunda polémica ya que la Ley provincial 13.584,20 el cual obliga a las autoridades pertinentes "arbitrar los medios para la preservación de todos los lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención durante la última dictada militar" y que por lo tanto debieran ser identificados.

Así como también la Ley Nacional 26.691,22 quedando en falta para con las Leyes sobre Derechos Humanos que el Estado dictamina. Pese a las denuncias por la falta de interés del Intendente e incluso negar la existencia del centro,diversos grupos y referentes de Derechos Humanos se han ocupado y movilizado en varias oportunidades.

 Cariglino, cuando era joven y reportaba al gobernador Eduardo Duhalde.

Se realizaron protestas en contra de las edificaciones del Palacio Municipal y el Consejo Deliberante, las cuales se realizaron precisamente sobre el lugar donde funcionó el mencionado centro de detención, o cuando organizaciones sociales se encargaron de colocar en el año 2012, una placa identificatoria en la conmemoración por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, la cual fue robada al poco tiempo, atribuyéndose, según organismo de DD.HH., a allegadaos al intendente. Entre los años 2011 y 2012, salieron a la luz hechos que vinculan al intendente con sectores de extrema derecha, puntualmente con el grupo autodenominado CoNaSubAr, (Congreso Nacional de Suboficiales Argentinos).

Esta agrupación está formada por ex carapintadas, suboficiales en actividad y retirados; con una marcada ideología ultranacionalista y derecha católica, cuyos miembros simpatizan con ideologías de corte neonazis, y afines a la última dictadura militar. Esta agrupación, según denuncias de organismos de derechos humanos, llegó a realizar sus Congresos en el Palacio Municipal. Diversos sectores se han manifestado en contra de este grupo, el cual describen como un brazo paramilitar que funcionaría en favor de los dictámenes del intendente.

En el “Cilindro” Cariglino decidió construir el nuevo palacio municipal y consejo deliberante.

Este grupo ya cuenta con denuncias por espionaje, tentativas de sedición, coacción agravada, asociación ilícita, entre otros; en los cuales también se ve implicado el intendente Cariglino. El 21 de diciembre de 2012 según una investigación periodística se demostró que sectores sindicales y punteros políticos que responden al intendente estuvieron detrás de los saqueos organizados a diferentes tiendas de la zona.

Según los testimonios y los documentos fotográficos al menos un vehículo del municipio que organizó los saqueos, custodiado por una segunda camioneta, marrón claro, eran conducidos por "Oscar" mano derecha de Horacio "Terri" Pérez, un puntero de Cariglino. Este año Cariglino irá por su sexto mandato, con la boleta del Frente Renovador de Sergio Massa. El kirchnerismo, finalmente decidió conformar una lista de unidad, donde el sciolista Leonardo Nardini será el precandidato a intendente, tras la decisión de que el precandidato que proponía La Cámpora, Rodolfo Tailade, logró un lugar en la lista de diputados nacionales.

“El Gordo” parrillero

Una celebración en El Mangrullo: Granados les sirve a Zulema Yoma, Carlos Menem y Eduardo Duhalde.

Era concejal de Esteban Echeverría, desde dónde se escindió el municipio de Ezeiza en 1995 y desde esa fecha Alejandro Granados es el único intendente que gobernó el municipio desde su creación. Granados corría con ventaja. Era el hombre que ocupaba un lugar clave en el entorno del presidente Carlos Menem: se encargaba de organizar los partidos que el equipo denominado Custodia Presidencial, jugaba todos los domingos en el Torneo Policial, que se llevaba a cabo en el club de la Policía a metros de la General Paz.

Allí Menem, jugaba con la casaca número cinco y usaban una camiseta totalmente roja, con una M gigante grabada en el torso. Además de Menem el equipo lo integraba obviamente Granados, el Director de Ceremonial de entonces, “Lalo” Cáceres, y varios jugadores profesionales que Granados llevaba desde Tristán Suárez. El diector técnico del Custodia Presidencial era el experimentado Carmelo Faraone, quien había sido técnico de Ferro carril Oeste y Boca Juniors, entre otros equipos profesionales. Cuando el equipo atacaba, todas las pelotas pasaban por los pies del Presidente. Y si había un penal, cosa que ocurría muy a menudo, lo ejecutaba el propio Menem.

Granados listo para disputar un partido de fútbol con Menem y Duhalde.

En el entretiempo Granados siempre le entregaba a Menem dos naranjas que el presidente chupaba con las manos, tirado en el pasto al costado de la cancha. Era la cábala. Esos días, en los que Granados fue primero Concejal y luego intendente, fueron célebres las celebraciones y festejos menemistas en la parrilla del Intendente, en plena autopista Ricchieri camino al Aeropuerto.

El Mangrullo, así se llamaba, fue sede de cumpleaños, casamientos y festejos de triunfos electorales de entonces. Por ejemplo: allí se celebró el triunfo de las internas del peronismo en el 88, las únicas en la historia, en las que Menem venció a Antonio Cafiero. También el triunfo de las presidenciales 89 que ganó Menem. Y siempre estaban dispuestos para cantar el dúo de folclore Los Visconti: uno de sus los folcloristas es el padre de Dulce Visconti, la mujer de Granados y diputada nacional. Allí se celebró la fiesta de casamiento de la hija de otro barón del conurbano, Humberto Toledo, Liana con Martín Insaurralde, por entonces el che pibe del intendente de Lomas de Zamora.

La boda de la hija de Humberto Toledo, otro Barón, con un jóven Martín Insaurralde, en El Mangrullo

Hoy El mangrullo, ya no es un gran quincho, sino un restó parrilla moderno, que cuenta con un hotel cinco estrellas y a su lado una estación de servicio, todo propiedad del intendente. En noviembre de 1999, una banda de delincuentes entró a su casa de Tristán Suárez, a los que se enfrentó a los tiros y resulto herido en el tiroteo. Granados lamentó no haberlos matado y afirmó: "Estaba en una guerra con ellos (los delincuentes) y la guerra hay que librarla: a matar o morir".

Un medio local lo contó así: “El jefe comunal, que salvó su vida de milagro cuando levantó su mano derecha y recibió allí un balazo que tenía como destino su pecho, recibió ayer llamados del Presidente, Carlos Menem, y del gobernador electo de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, quienes le expresaron su solidaridad”.

Granados en la platea de el club de sus amores, Trisitán Suárez, el que llegó a presidir y donde es el mandamás.

Según la crónica, Granados sufrió la fractura de su mano derecha porque allí fue donde recibió un disparo, previo a tomar su arma y echar a los ladrones con la ayuda del personal de seguridad. “El intendente, tras ser atendido en el hospital de Ezeiza por la fractura de su mano, aseguró que los delincuentes tiraron a matar cuando se resistió al robo. Durante el asalto también estaba en la casa la esposa de Granados, la diputada justicialista Dulce Visconti, que sólo sufrió un leve esguince cuando intentó escapar por los techos de la casa”, detalló el diario.

En la Inauguración de la nueva tecnología del Hospital de Ezeiza, con su mujer Dulce, el gobernador
Scioli, Alicia Kirchner, el misitros de salud bonaerense, Alejandro Colia y Diego Bossio, de la Anses.

En su momento descartaron que el hecho persiga fines políticos y fue atribuido simplemente a un robo al azar. En 2013, pidió licencia como intendente para asumir al frente del ministerio de Seguridad, creado para él, ya que antes estaba bajo la órbita del ministro de Justicia, Ricardo Casal.

Granados fue uno de los primeros intendentes en implementar en su municipio, las patrullas vecinales, que a bordo de camionetas, recorrían por las noches el partido para verificar que todo estuviera tranquilo. Es un caudillo del peronismo en su región y siempre fue aliado  a los peronistas en el poder: Carlos Menem, Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

Alejandro Granados vuelve a la Intendencia de Ezeiza a retomar su mando al frente del municipio.

Es íntimo amigo de Diego Armando Maradona. Competirá para retener su municipio contra su hermana Leonor Granados, con quien están enfrentados a cara de perro, y que es candidata del Frente Renovador, de Sergio Massa.