Menu Big Bang! News
Política Triple crimen y fuga

Búsqueda frenética: más de 600 efectivos detrás de los sicarios

El gigantesco operativo se despliega en las zonas rurales de Santa Fe. Helicópteros, francotiradores y grupos especiales. Horas decisivas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Esto se define de un momento a otro", dijo un jefe policial, pero las horas pasan y los prófugos más célebres de la Argentina siguen sin aparecer. En Santa Fe sigue un megaoperativo desplegado en las zonas rurales de San Agustín que incluye a alrededor de 600 efectivos. Además, convocaron a francotiradores y grupos especiales a que se hagan presentes en el lugar. 

“Esperamos resolverlo antes de que llegue la noche”, dijo una fuente policial.

Mientras tanto, las autoridades del comité de crisis, que se reunió en una estación de servicio del pequeño pueblo santafecino, insisten en pedirles a los habitantes del lugar que no se muevan de sus casas. 

Todo comenzó a partir de datos certeros aportados a la causa que está cargo del juez federal Sergio Torres con la participación del fiscal Jorge Di Lello y Diego Iglesias, titular de la Procunar, la fiscalía especializada en el tráfico de drogas.

Los datos los acercó personal de Inteligencia de la Gendarmería Nacional y esta mañana a partir de las 6 efectivos de Gendarmería realizaron tres allanamientos ordenados por el juez Torres en tres viviendas situadas en la zona rural de San Carlos Sur, a la que llegaron con datos certeros sobre dónde podrían estar refugiados los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci.

La sospecha es que los tres prófugos contarían con el apoyo de una banda dedicada al narcotráfico. Una de las líneas de la investigación, dijeron las fuentes consultadas por BigBang, es que los prófugos cuentan con el respaldo de Esteban Ivar Pérez Corradi, el narcotraficante prófugo desde hace tres años y que fue señalado como el ideólogo del triple crimen de General Rodríguez.

En los operativos participan efectivos de gendarmería y policía provincial.

 

Tiroteo

Cuando los gendarmes llegaron hasta los domicilios señalados no encontraron a los fugados, pero poco después se produjo el primer tiroteo, un enfrentamiento a tiros a pocos metros de distancia. Otro de los tiroteos se produjo a unos kilómetros del primer encuentro a tiros, en una persecución entre vehículos. El tiroteo se habría producido de coche a coche.

Los buscan más de 500 policías.

El diario Uno de Santa Fe informó que durante un operativo en la Ruta 6, en el cruce San Carlos y Gessler, los efectivos interceptaron un utilitario y desde el coche comenzaron a disparar y se dieron a la fuga. Allí un gendarme de 44 años, oriundo de Rosario, recibió una herida de bala en el brazo derecho. Después se originó una persecución y hubo un nuevo tiroteo donde hubo otro gendarme herido de dos balazos: ese hombre habría identificado a los hombres del tiroteo como los autores de los disparos.

Las fuentes confirmaron que luego de los enfrentamiento se encontró la camioneta Kangoo que Cristian Lanatta le habría robado a su ex suegra y que tenía pedido de captura. En el coche se encontraron dos teléfonos celulares que ahora son “trabajados” para tratar de determinar quiénes les estuvieron brindando apoyo a los prófugos.

El origen

La causa se inició a partir de una denuncia realizada por el Ministerio de Seguridad de la Nación a partir de llamadas anónimas que se realizaron a dependencias policiales. Las fuentes consultadas dijeron que algunas de esas líneas fueron descartadas, pero que se sigue con la tesis del apoyo de Pérez Corradi a los tres fugados.

Por el lugar donde ocurrieron los tiroteos de hoy, se analiza la posibilidad de que hubiera vínculos en el rey de la efedrina, Mario Segovia, actualmente detenido, ya que operaba en la provincia de Santa Fe. En esa provincia también se desenvuelve la banda de Los Monos, que llegó a tener lazos con jefes de la policía santafesina.

El fiscal Di Lello consideró que en la fuga de Víctor Schillaci y los hermanos Christian y Martín Lanatta “evidentemente hay una capacidad operativa que supera a lo que podía ser una fuga común”, por eso consideró que  “hay elementos que hacen sospechar” que los tres prófugos tienen un “soporte” de una “organización criminal” de la provincia de Santa Fe .

Segovia, el llamado Rey de la Efedrina.

Los operativos de Santa Fe no tienen vínculos con el que se realizó el miércoles en la localidad de Chascomús, donde se sospecha que los prófugos estuvieron en una quinta durante tres días y donde se había acondicionado una camioneta Ford Ranger que luego fue vista en el tiroteo que se generó en Ranchos el la madrugada del 31. Ese había sido hasta ahora el último dato del paradero de los prófugos, hasta los tiroteos de esta mañana.