Menu Big Bang! News
Política la despedida

CFK en Nueva York: selfies y relax antes de ir a la ONU

La presidente llegó ayer y se instaló en el selecto Hotel Mandarín Oriental. Varios simpatizantes la esperaban en la puerta para saludarla. Hoy tendrá reuniones en la ONU. La comitiva argentina en el hotel en imágenes. Cobertura exclusiva de BigBangNews.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Lo primero que hizo Cristina cuando llegó a New York no fue, precisamente, dar detalles de su visita a la ONU. Debutó en tierra neoyorquina con una selfie con dos turistas, que en una llamativa paciencia, la esperaron más de una hora en la puerta del hotel. “Somos kirchneristas, y la ciudad no nos deslumbra, preferimos saludar a Cristina”, aclaró la mujer, esposa de José, un ex combatiente de Malvinas.

La presidenta fue recibida por fans en la puerta del hotel.

La escena era tan perfecta que no parecía real. Turistas desencantados con el “imperio” de los los Estados Unidos, que sólo encuentran redención en la foto con Ella, La Presidenta.

La mandataria llegó ayer al hotel Mandarin Oriental, un cinco estrellas con una de las mejoras vistas al Central Park de la Ciudad. Las habitaciones más caras cuestan 5 mil dólares la noche. Antes de hacer el “check in” -en realidad, lo hacen por ella-  se sacó la selfie con los turistas k y se metió directo en el hotel. No habló ni dio detalles sobre el viaje o su participación en la ONU.

El lobby del piso 35 del Hotel Mandarín Oriental.

En el hotel aseguran que ni siquiera salió de su habitación. Almorzó liviano -pidió pollo con legumbres- y se distendió leyendo y repasando los rasgos de su discurso de mañana, el último que dará en la Asamblea de las Naciones Unidas como Presidenta. Hoy hablará apenas entre tres y cinco minutos, confirman dentro del Gobierno.

La lujosa recepción con unos de los mejores paisajes del New York.

Ayer por la tarde también tuvo un momento de furia por Twitter, cadena de las redes sociales. Disparó contra Clarín y La Nación y defendió a su hijo, Máximo Kirchner, luego de las denuncias de ambos diarios sobre su patrimonio.

 

El Canciller Héctor Timerman acompañará a CFK en la ONU.

Unos minutos más tarde llegó Carlos Zannini al Hotel. Como siempre, gentil y macanudo: ignoró a la prensa e ingresó directo al lobby, en el piso 35. Le dió una serie de instrucciones a los secretarios privados de la Presidenta y tomó la otra fila de ascensores para ir a su cuarto. Lo esperaba -si tuvo la suerte de hacer una buena reserva- un ventanal que da a los bosques del Central Park.

Una vista espectacular de Nueva York desde el hotel.

A New York también llegó Héctor Timerman. Saludó más amable a los periodistas, aseguró no tener demasiados detalles de las reuniones de Cristina, apenas adelantó una serie de encuentros bilaterales agendados para la semana en la ONU. Partió sonriente para su cuarto.

Carlos Zannini con parte de la comitiva oficial dando instrucciones.

Fue más útil que Zannini: recomendó a los periodistas aprovechar el día e ir a un Apple Store, la tienda que vende los productos que enloquecen a los turistas. Además, solicitó información sobre la conveniencia de comprar el nuevo iPhone 6s. Todo entre sonrisas. Héctor sí es macanudo.

Actividades y discurso en la ONU

La presidenta llegó a New York cerca de las 11 de la mañana de ayer. Unos 40 minutos más tarde desembocó en el Hotel. No tuvo reuniones oficiales, la primera será hoy mañana, cuando visite por primera vez el edifico de las Naciones Unidas, a partir de las 10 de la mañana de Argentina.

El lobby, zona de paso.

De hecho, adelantó su viaje para poder estar en la reunión de hoy sobre “Igualdad de género y empoderamiento de la Mujer: Un compromiso de la Acción”. Hablará junto a diferentes mandatarios de otros países que buscan resolver el tema.

En un hotel de lujo, Marita Perceval, representante de Argentina en la ONU, bien peronista.

En la comitiva oficial, que finalmente no cuenta con casi 80 personas, como se dijo y es bastante reducida, también está Oscar Parrilli, titular de la Secretaría de Inteligencia. Ayer llegó despeinado al Mandarin, después de once horas de viaje. Como Zannini, evitó los detalles y huyó hacia su cuarto.

Hoy a la mañana llegará en un vuelo comercial el ministro de Economía Axel Kicillof, que vendrá, claro, a respaldar la lucha antibuitres de la Presidenta y para terminar de tejer algunos detalles de una audiencia que habrá con el juez Thomas Griesa el próximo jueves.

La embajadora en los Estados Unidos, Cecilia Nahón, mira de costado a BigBang.

Cristina y Kicillof tuvieron un aliado inesperado en la gesta anti capitales especulativos. El jueves pasado, en Washington D.C., un ascendente líder mundial prendió la mecha de la condena a los fondos especulativos y la usura internacional. Lo hizo frente al Capitolio, que lo escuchaba perplejo. Fue un guiño más, quizá inesperado, del Papa Francisco.