Menu Big Bang! News
Política podría encabezar una lista

CFK recargada: va a todo o nada para ganar en primera vuelta

El reencantamiento de algunos sectores con su gestión la lleva a pensar en la posibilidad de presentarse como candidata a diputada. Lo que dicen las encuestas y los secretos del “cristinismo envalentonado”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No podría estar más recargado el kirchnerismo. Y no podría dar más muestras de que es una fuerza con una capacidad inédita de sobrevivir. De reinventarse todo el tiempo. Por eso, a horas del cierre de listas –donde se inscriben los candidatos para las próximas elecciones– Cristina está decidida a todo, incluso a encabezar una lista
En las últimas horas le comunicó a su escueto círculo íntimo que, si es necesario y como única opción, ella misma se inscribirá como candidata a diputada por la Provincia de Buenos Aires. 
Transmitió también el objetivo real de un cristinismo envalentonado, exacerbado quizás por cierto “reencantamiento” de algunos sectores con su gestión: ella quiere, más que nunca, que el Gobierno alcance el 45% de los votos en la primera vuelta. Es decir, que el kirchnerismo gane sin ballotage. 

Cristina vive una especie de “primavera política”

El fantasma del ballotage

No es lo que dice la mayoría de las encuestas hoy, que proyectan un escenario de segunda vuelta cabeza a cabeza entre Mauricio Macri y Daniel Scioli, ambos con chances de ganar dependiendo del encuestador que se consulte. 
El nuevo impulso que tomó Cristina tiene orígenes múltiples. No sólo que luego de varios meses del caso Nisman subió la imagen de la Presidenta unos cinco puntos, en contradicción con cualquier pronóstico. 
Se suma también el factor macrista. El kirchnerismo cree que el PRO no alcanzó a construir una buena oferta electoral en la Provincia. María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo (precandidatos a gobernador y vice) vienen de la Ciudad, no tienen armado territorial ni el apoyo del aparato peronista, que sigue gobernando en la mayoría de los distritos. 

Elevó a Scioli como único candidato y bajó a Randazzo. Foto: Télam.

El no de Randazzo

Por estas horas se produjo un peculiar accidente en la política argentina. Un político cumplió su promesa: Florencio Randazzo dijo que no iba a ser candidato a gobernador, se lo ofreció la propia presidenta, se negó y se bajó por email. 
Eso hizo que el kirchnerismo vuelva a entrar en efervescencia: revivió a Diego Bossio, que fue candidato a gobernador y la propia presidenta lo bajó hace semanas. Lo convocaron ayer a la noche a una reunión en la Casa Rosada. Le ofrecieron volver a ser candidato, secundado por Eduardo “Wado” De Pedro, el camporista inteligente.
En las próximas horas el macrismo además anunciará también quién acompañará a Macri como candidato a vicepresidente. En la cúpula del PRO creen que no habrá “sorpresas” y confirman que el anuncio será mañana. Gabriela Michetti tiene todas las fichas de torcer el lobby de Marcos Peña, el “pendejo” –así lo llama ella– que presuntamente no quiere nada, pero que cada vez más se queda con todo.