Menu Big Bang! News
Política El Mercader de Venecia

CFK recomendó a niños la obra más polémica de Shakespeare

Durante su visita a Lugano, además de participar de un taller de “robótica”, la presidenta les aconsejó que leyeran ese libro. Para muchos, es un alegato antisemita. ¿Guiño a los fondos buitre? Uno de los editores de BigBang, Rodolfo Palacios, cuenta en un video de qué se trata el libro. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“¿Están leyendo a Shakespeare?”, se sorprendió Cristina Kirchner este mediodía cuando uno de los niños le dijo que había terminado de leer “Romeo y Julieta”. La presidenta sonrió y les aconsejó: “Chicos, lean el Mercader de Venecia”. En su paso por la villa 20 de Lugano, donde participó de un taller de tecnología y robótica con los alumnos de sexto y séptimo grado, la presidenta se mostró distendida y hasta movió un pequeño “robot” con un control remoto.

Pero la mención de la obra teatral de Shakespeare no pasó inadvertida. Se publicó en 1560 y fue representada en teatro y cine en todo el mundo. Una de las versiones más taquilleras fue la interpretada por Al Pacino. El debate en torno a esa historia es si es un alegato antisemita, dado que el villano de la historia, un usurero judío, es mostrado como alguien cruel e inhumano. Muchos críticos consideran que es la obra más polémica de Shakespeare.

Cristina habla distendida con los niños.

¿De qué habla la obra que recomendó CFK? 

El villano de la historia es Shylock, un usurero judío que se caracteriza por su avaricia desmedida. Uno de los protagonistas, que no tiene dinero pero pertenece a la nobleza, recurre a sus servicios. El mercader le presta dinero pero con una condición: si no la devuelve en tres meses, deberá responder con una libra de su carne. Shylock se arrogará el derecho de elegir la zona del cuerpo a cortar. Al final recibirá un ejemplar castigo.   

Al Pacino personificó al cruel usurero que pide carne a cambio del préstamo impago.

No son pocos los que interpretaron la mención del libro como un guiño a la situación que se vive con los fondos buitres. Una leyenda refiere que un “enemigo” de Néstor Kirchner, Rafael Flores, lo llamó “Shylock” porque en la década del 70 se dedicaba a la usura.