Menu Big Bang! News
Política FIN DE CICLO

Cargos para La Cámpora y jueces, los objetivos de CFK antes de irse

La presidenta prorrogó las sesiones ordinarias hasta el 9 de diciembre con estos objetivos. Además, apunta a crear una sociedad del Estado con Yacimientos Carboníferos de Río Turbio.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La presidenta Cristina Fernández prorrogó las sesiones ordinarias hasta el 9 de diciembre con el objetivo de sumar nuevos cargos para La Cámpora, nombrar jueces afines y crear una sociedad del Estado con Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT), que le permita sumar a los trabajadores.

Según publica LaPolíticaOnline, este último proyecto, que ingresó el viernes a Diputados, sería una jugada de la mandataria para meter en la empresa a sindicatos afines.

La presidenta prorrogó las sesiones ordinarias hasta el 9 de diciembre. 

El plan de Cristina es que el Senado y Diputados sesionen la semana siguiente a las elecciones y, si es posible, despache todos los proyectos que le interesan. Por eso, aunque no haya sesiones en diciembre, debió extender las ordinarias, porque de lo contrario las comisiones no podrían emitir dictámenes entre el 20 y el 30 de noviembre.

Sin embargo, no será tan fácil juntar quórum, ya que  los gobernadores no toleraron la escandalosa sesión de Diputados en la que se nombró a dos camporistas como auditores generales.

Cristina con Pichetto, presidente de la bancada del FPV en el Senado.

En el Senado, en tanto, la idea de Miguel Pichetto es armar una sesión el miércoles 25, cuando por la mañana deberán abrir el recinto para que juren los electos un mes antes.

En su búsqueda de dejar nombrados jueces afines, la semana pasada envió 15 pliegos y los quiere aprobados antes de irse. Además, exigirá que la Cámara alta sancione la ley de Juventud, que crea cinco nuevos organismos para darle más trabajo a los militantes de La Cámpora.

Uno de los objetivos de Cristina sería sumar nuevos cargos para La Cámpora. 

Otros proyectos en danza son la Ley de hábitat, enviada por Cristina y aprobada en Diputados, y el digesto jurídico, un trabajo de dos años para comprimir la legislación nacional. Además, la jefa de Estado buscará aprobar las cuentas de inversión de 2014, ya que en los últimos meses empezó a temerle a la revisión de sus números.