Menu Big Bang! News
Política Cambio

Cómo es el acuerdo entre el PRO y el FPV para el traspaso de la Federal

En las sesiones extraordinarias del próximo lunes, el macrismo buscará aprobar la iniciativa que contempla la llegada de 21 mil efectivos a la órbita de la Ciudad. El FPV reclamó la creación de una Comisión de Seguimiento del proyecto. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Horacio Rodríguez Larreta tendrá el lunes 18 su primer desafío político como jefe de Gobierno porteño: en sesiones extraordinarias, la Legislatura Porteña tratará el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad.

En las últimas semanas los principales referentes del PRO mantuvieron encuentros con los jefes de bloques de las distintas fuerzas opositoras en las que debatieron el alcance del acuerdo y, según pudo saber BigBang, el acuerdo con los legisladores del FPV está sellado a cambio de la creación de una Comisión de Seguimiento del proyecto. De esta forma la iniciativa tendrá luz verde para ser aprobada.

El lunes se tratará en la Legislatura el pase de la Federal a la Ciudad. 

Para aprobar la iniciativa, el PRO deberá obtener el apoyo de 31 legisladores, cifra necesaria para dar luz verde a la medida. En el entorno del jefe de Gobierno porteño, confiaron a este sitio que dan por descontado que contarán con el apoyo de los bloques de la Coalición Cívica, compuesta por Paula Oliveto Lago y Maximiliano Ferraro, la UCR y los integrantes de Confianza Pública, con Graciela Ocaña a la cabeza junto a Diego García y Marcelo Depier.

El vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, encabezó una reunión con los principales referentes de la oposición, que contó con la presencia de Carlos Tomado, jefe de bloque del FPV, el principal punto conflicto del acuerdo. El saldo del encuentro fue positivo y Martín Ocampo, ministro de Seguridad Porteño, explicó los detalles de la iniciativa y le aseguró a Tomada que el traspaso respetará la Ley de Seguridad Pública de la Ciudad de Buenos Aires.

Santilli fue el encargo de reunir a los legisladores de la oposición para hallar consenso.

En diálogo con BigBang, Ocaña consideró “imprescindible el traspaso de la Federal a la Ciudad”, y confirmó la creación de la Comisión de Seguimiento, que estará integrada por los jefes de bloques de los distintos partidos que integran la Legislatura: “Fue un pedido para observar de cerca la evolución del proyecto”.

Ocaña dialogó con BigBang y manifestó su apoyo a la medida. 

El PRO también recibirá un espaldarazo de los legisladores del Interbloque ECO, que responden a Martín Lousteau, ex candidato a jefe de Gobierno porteño y ahora designado embajador argentino en Estados Unidos.

El proceso de traspaso de la Policía Federal a la órbita del gobierno porteño comenzará el lunes aunque demandará nuevas sesiones y más leyes. Los futuros debates prometen tratar temas vinculados a la regulación de las leyes laborales y los procesos de unificación de dos fuerzas con estructuras y composiciones distintas.

EL TRASPASO

La firma del traspaso entre Mauricio Macri y Larreta decretó que unos 21.000 efectivos de la Policía Federal comiencen a depender del Gobierno porteño, que también recibirá del Gobierno Nacional la parte del presupuesto correspondiente. El resto de los integrantes de la fuerza formarán parte del cuerpo de élite que el macrismo piensa crear para combatir delitos complejos y el narcotráfico.

Los efectivos de la Federal dependerán del gobierno de la Ciudad. 

La mudanza incluirá a los policías de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana (las 54 comisarías de la Ciudad, los cuerpos de Infantería y Montada), la Superintendencia de Bomberos y parte de las áreas de Policía Científica y de Investigaciones (Homicidios, Robo y Hurtos, Defraudaciones y Estafas).

De esta forma bajo la órbita del Gobierno Nacional sólo quedarán las áreas que comprenden delitos federales relacionados con el crimen organizado como el terrorismo, el narcotráfico y la trata de personas, entre otros. Así la Federal comenzará a trabajar a lo largo y ancho del país como una especie de FBI estadounidense.