Menu Big Bang! News
De Alicia K a Lázaro Báez: Santa Cruz lleva 100 días al rojo vivo

Política La cuna del kirchnerismo

De Alicia K a Lázaro Báez: Santa Cruz lleva 100 días al rojo vivo

La gobernadora tiene varios frentes abiertos: la paritaria docente, los cortes de ruta de estatales y la guerra contra el empresario. Cómo es el día a día en la provincia: de las "cuentas ocultas" a los medios K.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Santa Cruz está paralizada: movilizaciones continuas de docentes en Río Gallegos, cortes de ruta de estatales en Caleta Olivia y una explosiva pelea entre Alicia Kirchner y el empresario kirchnerista Lázaro Báez que nadie sabe cómo terminará. Cuando asumió el 10 de diciembre, la gobernadora nunca pensó que sería tan difícil conducir la provincia donde nació el propio kirchnerismo.

El kirchnerismo se refugia en Santa Cruz con la intención de volver a la Casa Rosada en 2019.

"Alicia Kirchner le vendió una casa a Lázaro Báez", contraatacó en los últimos días el empresario a la gobernadora desde su propio diario, Prensa Libre, luego de que la provincia le quitara 24 obras a Austral Construcciones. Pero los santacruceños, antes que preocuparse por la pelea al interior del kirchnerismo, tienen otras urgencias.

Los docentes, que exigen 45% de aumento, rechazan el 10% ofrecido por la gobernación.

Es que la Asociación Docentes de Santa Cruz (Adosac) lleva ya 11 jornadas de movilizaciones en sólo 25 días de clases. "Nosotros pedimos 45% de aumento, pero la provincia ofreció el 10%", recordó el secretario general de Adosac, Pedro Cormack, en diálogo con BigBang. Por eso, desde el viernes 18 de marzo hay cuarto intermedio sin fecha para reanudar la paritaria.

Los estatales, que recién ayer cobraron febrero, decidieron levantar los cortes de ruta en Caleta Olivia.

Por su parte, los cooperativistas de Caleta Olivia le dieron una tregua al intendente Facundo Prades luego de que la provincia le girara ayer $ 28 millones para pagar los sueldos de febrero. Y los jubilados, que normalmente cobran el día 24, recién pudieron hacerlo una semana después. Entre sueldos y haberes, la provincia necesita al menos $ 150 millones por mes.

"Los jubilados cobraron una semana despúes, los estatales de Caleta Olivia, un mes tarde y los docentes siguen sin paritaria. Santa Cruz necesita $ 150 millones por mes para empleados y jubilados.

Ante esta situación, el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González, criticó días atrás en diálogo con BigBang al presidente Mauricio Macri: "No nos dio un peso". Desde el ministerio del Interior lo confirmaron: en los primeros cien días sólo le enviaron $ 62 millones a Río Gallegos y $ 60 millones a Caleta Olivia.

¿Buscando la amnistía PRO?

Debido a todos estos problemas, ayer viernes el ministro del Interior Rogelio Frigerio se reunió en Río Gallegos con la gobernadora para analizar juntos los diferentes proyectos de obras públicas. “Hablamos respecto a algunas obras muy importantes que necesita la ciudad que tienen que ver con el saneamiento ambiental, obras viales y otras que tienen que ver con un plan de viviendas y el tratamiento de la basura”, señaló el ministro en rueda de prensa.

Alicia Kirchner y Rogelio Frigerio en Río Gallegos

En ese marco, Frigerio aseguró que se “evaluará” un apoyo financiero para el gobierno provincial y recordó que el gobierno del presidente Mauricio Macri asistió “a todas las provincias que lo necesitaban, ya sean provincias de Cambiemos o de otros signos políticos”.

La grieta K

Cuando el kirchnerismo se refugió desde el 10 de diciembre en Santa Cruz nadie pensó que Alicia Kirchner y Lázaro Báez se declararían la guerra. La provincia la inició dándole de baja 24 obras a Austral Construcciones mientras que el empresario respondió revelando detalles del patrimonio de la gobernadora.

Lázaro Báez, un viejo amigo de Néstor Kirchner, le declaró la guerra a Alicia Kirchner.

"Alicia Kirchner le vendió una casa a Lázaro Báez", publicó Prensa Libre, un diario riogalleguense que se especializaba en noticias policiales. Fue comprado en 2008 por el empresario kirchnerista para, según sostienen las malas lenguas, sumarse al negocio de la pauta oficial. Ahora sólo contaría con tres periodistas y un fotógrafo.

Luego de que le sacaran 24 obras, el empresario kirchnerista publicó en su diario datos de la gobernadora.

Prensa Libre no es el único medio asociado al poder en Santa Cruz. El flamante presidente de Fomicruz, Ignacio Perincioli, responsable ahora de la empresa provincial estatal minera, es hijo de Héctor Perincioli, dueño del diario La Opinión Austral, la Radio AM 680 Río Gallegos y el Canal 2. Todos responden a Rudy Ulloa Igor, es decir, a Máximo Kirchner.

Máximo Kirchner divide su tiempo entre su banca, asesor a su tía y visitar a su madre.

Por su parte, el flamante titular del Instituto de Seguros de Santa Cruz (ISPRO), Matías Kalmus, es hijo de Leopoldo Kalmus, dueño del diario Tiempo Sur y la Radio FM 97.5 Tiempo. En tanto, la gobernación cuenta con una radio y un canal. Quizás por este oligopolio mediático, en los últimos años algunos periodistas se animaron a crear opisantacruz.com.ar y eldiarionuevodia.com.

"Medios K: Prensa Libre es de Lázaro Báez. La Opinión Austral y Tiempo Sur tienen relación directa con el gabinete provincial. Los medios independientes nacieron al calor de Internet.

De hecho, OPI Santa Cruz, fue el sitio web que reveló, a pesar de que la gobernación asegura estar quebrada, la existencia de una "cuenta oculta" de $ 1.731.833.505,08 del Fondo Único de Cuentas Oficiales (FUCO). Al menos $ 1.200 millones serían los que Cristina Kirchner le envió a la provincia antes de dejar el poder.

Santa Cruz paralizada: la empresa china Gezhouba Group no sabe si le dejarán construir las represas hidroeléctricas.

"La infraestructura educativa es un desastre", se quejó ayer el secretario general de Adosac, Pedro Cormack, en diálogo con BigBang al recordar que existe una cuenta de $ 249.761.126,15 de la Ley de Financiamiento Educativo. Este sitio intentó comunicarse con la gobernación, pero hasta ahora no respondieron.

Como sea, Santa Cruz está paralizada. No sólo porque la hasta ahora mayor contratista de la obra pública, Austral Construcciones, está al borde de la quiebra (de los 3.000 empleados que alguna vez supo tener ahora sólo quedarían algunos administrativos) sino porque el presidente Mauricio Macri confirmó que revisará los contratos de las dos represas hidroeléctricas.