Menu Big Bang! News
Política Grieta espacial

Denuncian privatización de Arsat 3 y el Gobierno lo niega: "Es más público que nunca"

Oscar Aguad rechazó las denuncias por la presunta venta del satélite. El Ejecutivo habría autorizado a la compañía Hughes a quedarse al menos con un 51%.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El Gobierno salió a desmentir una dura denuncia que asegura que se habría aprobado la venta de al menos un 51 por ciento de uno de los satélites de la empresa estatal Arsat, de soluciones satelitales, a una compañía internacional que se quedaría con parte del espacio en órbita que le corresponde a la Argentina. El ex ministro de Comunicaciones que hoy asumió al frente de la cartera de Defensa, Oscar Aguad, negó la venta.

Aguad atribuyó las denuncias a la “campaña electoral”, y aseguró que “Arsat 3 es más público que nunca”. De acuerdo a la información publicada por El Destape, el Gobierno habría autorizado a la empresa Hughes a quedarse con “al menos” el 51% de Arsat 3, el último satélite construido en el país, que sería lanzado al espacio en 2020.

La denuncia apunta a la privatización de "al menos" el 51 por ciento de Arsat 3. 

En las últimas horas la ex presidenta Cristina Kirchner y varios dirigentes del Gobierno anterior salieron a criticar con dureza la decisión, que la abogada experta en telecomunicaciones, Graciana Peñafort, calificó de ilegal esta mañana en diálogo con Radio 10. La ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital, aprobada en 2015, prevé en su artículo ocho que no se podrán ceder derechos del nuevo satélite, y que se si desean implementar modificaciones, deberán ser tratadas por el Congreso. Según Peñafort, se requerirían dos tercios de ambas cámaras.

La denuncia asegura que, sin licitaciones ni debate parlamentario, se le cedió a Hughes la producción y explotación del nuevo satélite de Arsat. Además, se quedaría con el espacio en órbita que le corresponde a la Argentina. Inclusive, en una carta de intención fechada el 29 de junio el Ejecutivo autoriza a la empresa.

Arsat 2, el satélite lanzado al espacio desde la Guyana francesa en septiembre de 2015.

De este modo, para el desarrollo del nuevo satélite se le comprará tecnología a los Estados Unidos, a diferencia de lo que ocurrió con los Arsat 1 y 2, que contaron con alrededor de un 30 por ciento de elaboración argentina. De hecho, cuando la Argentina lanzó el primer Arsat se transformó en el primer país del continente, además de los Estados Unidos, en construir satélites geoestacionarios de telecomunicaciones.

Sin embargo, según el ministro Aguad –suegro del actual titular de Arsat, Rodrigo de Loredo–, “el Arsat 3 es más público que nunca”. El ministro de Defensa, que hasta hace algunas horas estuvo al frente del Ministerio de Comunicaciones, aseguró que Arsat “es una empresa pública que ha dado utilidades”.

DURAS CRÍTICAS DEL KIRCHNERISMO

Tras la publicación del informe, varios dirigentes del kirchnerismo salieron a cuestionar con dureza la decisión del Ejecutivo, que el Gobierno intentó desmentir con unas breves palabras de ministro Aguad. La abogada Peñafort –que intervino en la ley de medios y asesoró externamente a Cristina Kirchner– indicó que “es un delito y una defraudación contra la administración pública”.

Desde el kirchnerismo salieron a criticaron con dureza una posible venta de Arsat 3. 

El precandidato a senador por el frente Unidad Ciudadana, Jorge Taiana, indicó que “es un hecho bochornoso”, aunque indicó que “hay una buena posibilidad de impedirlo mediante el Congreso, porque por la ley de Telecomunicaciones no pueden hacer lo que están haciendo”. “Todo el mundo sabe que uno de los hechos fundamentales es la importancia que adquirieron las privatizaciones, entonces en el mismo acto que privatizamos un satélite, deshacemos el Ministerio, para que no queden rastros del crimen”, sostuvo.

El ex gobernador bonaerense y precandidato a diputado nacional, Daniel Scioli, también salió al cruce. Dijo que se debe “tomar la conciencia colectiva de lo que significa Arsat, y criticó que el “Gobierno tira por la borda todo lo que costó conseguir”.