Menu Big Bang! News
Política Diputados

El PRO se encamina a aprobar la ley de holdouts tras 20 horas de debate

Gracias al acompañamiento del Frente Renovador, el bloque Justicialista, los interbloques Juntos por Argentina y Progresistas y otras bancadas minoritarias, los diputados de Cambiemos están cerca de dar media sanción al proyecto “Ley de la normalización de la deuda pública y recuperación del crédito” enviado por el Ejecutivo. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El oficialismo se encamina esta mañana, a aprobar y dar media sanción al proyecto de “Ley de la normalización de la deuda pública y recuperación del crédito”, que envió el Ejecutivo para cerrar el acuerdo con los holdouts, luego de consensuar una serie de modificaciones con distintos sectores de la oposición.

Nicolás Massot y Soledad Martínez, del PRO. El oficialismo está cerca del acuerdo.

La sesión arrancó a las 12.20 del mediodía, y se prevé que la votación se concretará recién pasadas las 8 de la mañana.

El oficialismo contaría con el acompañamiento del Frente Renovador, el bloque Justicialista, los interbloques Juntos por Argentina y Progresistas y otras bancadas minoritarias que responden a distintos gobernadores.

qué se vota

Entre las principales modificaciones que se prevén incluir en el tratamiento particular del proyecto, figuran el límite al endeudamiento —que aún no se definió si se fijará en 12.000 o 12.500 millones de dólares—, y una cláusula que establece que aquellos que cobran no pueden litigar.

Además, se fijó que si hay un excedente irá “a lo que está presupuestado” en obras públicas.

Asimismo, se acordó fijar un artículo que condiciona la aplicación de la ley a un fallo “firme y que resulte inapelable” de parte de la Cámara de Apelaciones de Nueva York o la Corte de Estados Unidos.

Eduardo Amadeo defendió el acuerdo.

También se prevé agregar una cláusula que ata los bonos a la acción colectiva, que permite a una mayoría de bonistas acordar una reestructuración de la deuda.

Durante la sesión, el macrista Luciano Laspina defendió como miembro informante la propuesta oficial, destacando que la negociación del Gobierno promueve “una quita del 38 por ciento” de la sentencia y “una quita de los intereses acumulados del 56 por ciento”.

“Estamos hablando de una negociación tremendamente exitosa”, aseveró Laspina, quien aseguró que “a la fecha han aceptado esta propuesta el 85 por ciento los bonistas con medida cautelar, que son los bonistas que tienen el poder de fuego para dejar a la Argentina fuera del mercado de crédito”.

En este contexto, el legislador indicó que “del total reclamado de 18.824 millones se necesitará emitir menos de 12 mil millones para cancelar todos estos compromisos”.

De acuerdo a lo destacado por Laspina, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, “cambiamos una deuda que crece a más del 8,5 por ciento por otra que rinde menos del 7,5 por ciento”, lo que se traduce en un “ahorro de 10.000 millones de dólares para el futuro”.

la réplica

Desde el kirchnerismo respondió el diputado y ex ministro de Economía Axel Kicillof, quien calificó como “un exceso del Ejecutivo” el proyecto enviado al Congreso porque “refrenda un acuerdo que genera inequidad” entre los bonistas.

La bancada del FPV llevó banderitas.

El ex ministro advirtió sobre “la especie de trampa en la que nos están metiendo aquí, discutiendo esta ley por un dictado del juez Griesa”. Además, alertó que “la imposición de este apuro proviene de tribunales extranjeros y especuladores extranjeros”.

También se expresó el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien sostuvo que el convenio con los holdouts “va a herir la economía argentina”, y advirtió que “más allá de los acuerdos con los fondos buitre, el escenario de la Argentina de hoy es muy negro”.

Julio de Vido criticó con dureza el proyecto.

Otro de los que se opuso a la propuesta oficial fue el diputado por el Frente de Izquierda y los Trabajadores, Néstor Pitrola, quien afirmó que “no hay que mentirle al pueblo” y que “nunca los ciclos de endeudamiento fueron invertidos para el desarrollo nacional”.

En tanto, Marco Lavagna, del massismo sostuvo que el acuerdo que promueve el gobierno “marca una derrota” para la Argentina “por diversos factores”, y apuntó que “estamos negociando en una situación de desventaja, de apuro, en una situación donde estos riesgos legales nos dejan debilitados”.

Máximo K y Recalde, serios.

Por su parte, el ex titular del Anses, Diego Bossio (bloque Justicialista), ratificó que van a “aprobar” la negociación con los holdouts a pesar de que “hay aspectos” que no los convencen.

Sin embargo, reconoció “buena fe” de los funcionarios del Gobierno que llevaron adelante las negociaciones.

El ex massista Darío Giustozzi (Social Cristiano) reclamó a la dirigencia política “la grandeza y la dignidad” para tratar el acuerdo con los holdouts, y pidió que la propuesta “salga con suficiente consenso para resolver un problema de difícil solución”.

La jefa del GEN, Margarita Stolbizer, fustigó al kirchnerismo por criticar el proyecto enviado por el Gobierno para acordar con los holdouts al advertir que “si se las saben todas por qué no la arreglaron, en vez de dejar el balurdo que dejaron”.

"Si se las saben todas, por qué no lo arreglaron" dijo Stolbizer al FPV.

Pablo Tonelli (PRO) evaluó que “suena un poco impertinente” que cuestionen el acuerdo “aquellos que durante años no quisieron y no resolvieron el problema” y “dejaron que corrieran esos intereses”.

El proyecto enviado por el Ejecutivo promueve la derogación de las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, que impedían realizar ofertas por encima de los montos abonados a los bonistas que ingresaron en los canjes de 2005 y 2010, y los autoriza a emitir títulos por plazos de 5, 10 y 15 años.

Lilita Carrió dijo que hay buitres argentinos y miró al FPV.

Elisa Carrió, diputada de la Coalición Cívica, expresó "que la pregunta es cuál fue la reingeniería financiera de la patria kirchnerista para recuperar los tres mil millones. Dijeron no pagamos, y cuando tuvimos que pagar eran 18 mil millones".

"¿No será que si no tuvieron capacidad ni inteligencia para recuperar esos bonos es porque gran parte de la oligarquía corrupta que nos robó durante los últimos diez años?", se preguntó.